Lunes 17 de febrero
ENCUENTRO NOCTURNO
Las personas famosas, ricas y socialmente bien ubicadas no intimidaban a Jesús. Cristo nunca se resintió con la élite social ni la reverenció. El Salvador sabía que la prosperidad financiera no podía ofrecer paz, contentamiento personal, relaciones significativas o propósitos bien profundos. El magnate más rico puede estar más solo, vacío y enojado que el creyente cristiano más sencillo, pobre y humilde.
Analiza el encuentro de Jesús con Nicodemo (Juan 3:1-15). ¿Qué eventos probablemente estimularon el interés de Nicodemo en el mensaje de Jesús? (Indicio: repasa Juan 2:13-25.) ¿Cuál fue el mensaje central de Cristo para Nicodemo?
Nicodemo había presenciado el poder y la autoridad de Dios revelados en el ministerio de Jesús, y procuró encontrarse con él, pero en secreto. Jesús podría haber rehusado hacerlo así pero, no queriendo que ninguno perezca, aceptó esa oportunidad de llevar a Nicodemo más cerca del Reino. La pobreza de Nicodemo era espiritual, no material. Era rico en bienes del mundo y ocupaba una elevada posición social; no obstante, estaba hambriento espiritualmente.
Nicodemo se rebeló ante la sugerencia de que los israelitas educados como él necesitaran conversión. Sin embargo, Jesús persistió, y le presentó a Nicodemo la opción eterna entre la condenación y la salvación. Temiendo el ridículo, Nicodemo rehusó aceptar la invitación de Cristo. Al parecer, la entrevista había fracasado. Pero, esa semilla espiritual quedó enterrada y germinó lentamente.
“Después de la ascensión del Señor, cuando los discípulos fueron dispersados por la persecución, Nicodemo se adelantó osadamente. Dedicó sus riquezas a sostener la tierna iglesia que los judíos esperaban ver desaparecer a la muerte de Cristo. En tiempos de peligro, el que había sido tan cauteloso y lleno de dudas, se manifestó tan firme como una roca, estimulando la fe de los discípulos y proporcionándoles recursos con que llevar adelante la obra del evangelio. Aquellos que en otro tiempo le habían tributado reverencia lo despreciaron y persiguieron. Quedó pobre en los bienes de este mundo, pero no le faltó la fe que había tenido su comienzo en aquella conferencia nocturna con Jesús” (DTG 148).

(402)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*