Diálogo Bíblico | Lunes 28 de agosto 2017 | El Pacto con Abraham | Escuela Sabática

Lunes 28 de agosto
EL PACTO CON ABRAHAM
¿Qué promesas de pacto le hizo Dios a Abram en Génesis 12:1 al 5? ¿Cuál fue la respuesta de Abram?
Las promesas iniciales de Dios a Abram conforman uno de los pasajes más poderosos del Antiguo Testamento. Estos versículos están llenos de la gracia de Dios. Es Dios, no Abram, el que hace las promesas. Abram no había hecho nada para ganarse o merecer el favor de Dios, ni tampoco hay ninguna indicación que sugiera que Dios y Abram de alguna manera hayan obrado juntos para crear este pacto. Dios hace todas las promesas. En contraste, Abram es llamado a tener fe en la certeza de la promesa de Dios, no una “fe” endeble, sino una fe que se manifiesta cuando él deja a su familia extendida (¡a los 75 años!) y se marcha a la tierra que Dios le prometió.
“Con la ‘bendición’ pronunciada sobre Abraham, y por medio de él a todos los seres humanos, el Creador renovó su propósito redentor. Había ‘bendecido’ a Adán y a Eva en el paraíso (Gén. 1:28; 5:2) y luego ‘bendijo Dios a Noé y a sus hijos’ después del diluvio (9:1). De este modo, Dios clarificó su promesa anterior de un Redentor que redimiría a toda la humanidad, destruiría el mal y restauraría el Paraíso (Gén. 3:15). Dios confirmó su promesa de bendecir a ‘todas las familias de la Tierra’ en su alcance universal”. –Hans K. LaRondelle, Our Creator Redeemer, pp. 22, 23.
Después de diez años de esperar que naciera el hijo prometido, ¿qué preguntas tenía Abram sobre la promesa de Dios? Génesis 15:1-6.
A menudo es fácil glorificar a Abram como el hombre de fe que nunca tuvo preguntas ni dudas. Sin embargo, la Escritura señala un cuadro diferente. Abram creyó, pero también tuvo preguntas en el camino. Su fe era una fe en crecimiento. Como el padre en Marcos 9:24, Abram básicamente le dijo a Dios, en Génesis 15:8: “Creo, ayuda mi incredulidad”. En respuesta, Dios, en su gracia, le aseguró a Abram la certeza de su promesa al hacer un pacto formal con él (Gén. 15:7-18). Lo que hace que este pacto sea tan sorprendente no es el hecho de que Dios haga un pacto con Abraham sino el grado al que estuvo dispuesto Dios a condescender con él para hacerlo. A diferencia de otros gobernantes del antiguo Cercano Oriente, que se mostraban reticentes a la idea de hacer promesas vinculantes con sus súbditos, Dios no solamente le dio su palabra a Abraham, sino también, al pasar simbólicamente entre las partes de los animales degollados, puso su propia vida como garantía. Por supuesto, en última instancia, Jesús dio su vida en el Calvario para hacer realidad su promesa.
¿Cuáles son algunas áreas en las que ahora debes avanzar por fe y creer en lo que parece imposible? ¿Cómo puedes aprender a seguir aferrándote de las promesas de Dios, pase lo que pase?

(184)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*