Diálogo Bíblico | Martes 6 de octubre 2015 | Dos males | Escuela Sabática
Martes 6 de octubre
DOS MALES
En medio de este cuadro, el joven Jeremías comenzó su ministerio profético. “La palabra de Dios” vino a él, y él la proclamó con la esperanza de que la gente, atendiendo a estas palabras, pudiera evitar la ruina que, de otro modo, sobrevendría ciertamente.
Lee Jeremías 2:1 al 28, y responde las siguientes preguntas:
¿Qué promesas había hecho Dios a la nación si era fiel? (vers. 2, 3).
¿Qué hacían algunos de los sacerdotes, pastores y profetas que era pecaminoso? (vers. 8).
¿De qué maneras terribles se estaba engañando la gente con respecto a su verdadera condición espiritual? (vers. 23, 24).
Aunque la nación había experimentado alguna reforma espiritual bajo el liderazgo de Ezequías y de Josías, la gente volvió a sus antiguos caminos y cayó en una apostasía peor. Como lo hizo durante todo su ministerio, Jeremías habló en términos clarísimos de lo que estaba sucediendo.
Especialmente interesantes son sus palabras en Jeremías 2:13. La gente había cometido dos males: primero, había abandonado a Dios, la fuente de aguas vivas; y segundo, como resultado, había cavado para sí cisternas rotas que, por supuesto, no podían retener agua. Es decir, al abandonar a Dios, habían perdido todo. Estas palabras llegan a tener aún más significado a la luz de lo que dice Jesús en Juan 4:10.
En Jeremías 2:5, Dios dijo que habían ido tras “vanidad” y, como resultado, habían llegado a ser “vanos”. La palabra hebrea para ambos términos viene de la misma raíz hebrea (hbl) que se usa en Eclesiastés y se traduce como “vanidad”. También significa “vapor”, o “aliento”. ¿De qué modo buscar cosas sin valor nos hace “vanos”? ¿Qué significa esto? ¿De qué forma este concepto nos ayuda a comprender a quienes, a veces, sienten como si su vida no tuviera sentido o valor? ¿Cuál es la respuesta para ellos?

(213)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*