Diálogo Bíblico | Miércoles 1 de febrero 2017 | Condiciones II | Escuela Sabática


Miércoles 1º de febrero
CONDICIONES – II
Lee Hechos 5:32. ¿Por qué la obediencia a la Palabra de Dios es una condición tan importante para recibir al Espíritu Santo?
En aquel entonces, al igual que ahora, el Espíritu Santo era otorgado a todo el que obedecía a Dios. En la Biblia, el amor y la obediencia van de la mano, y la fe verdadera se expresa por la obediencia. Si confiamos en Dios de todo corazón, entonces obedeceremos sus Mandamientos. Jesús dijo: “El que me ama, mi palabra guardará” (Juan 14:23). La obediencia es una decisión que lleva a una vida que sigue la voluntad de Dios expresada en su Ley. Debemos continuar en obediencia si deseamos reconocer a Jesús como nuestro Señor (Luc. 6:46). En 1 Juan 2:4 y 5 se nos dice que “el que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado”. Esas son palabras fuertes. Por Juan, también sabemos que “el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado” (3:24). Cuando hacemos lo que Dios ha mandado, tenemos paz mental.
Lee Judas 18 al 21. ¿Por qué debemos evitar toda impureza si deseamos estar llenos del Espíritu?
El fuego del Espíritu Santo no puede continuar ardiendo en nuestra vida cuando nuestra mente está enfocada en las cosas del mundo. El Espíritu Santo reacciona muy sensiblemente a la existencia de todo pecado y mundanalidad en nuestra vida. Por lo tanto, debemos mantenernos en el amor de Dios y permanecer conectados a Dios por medio de la oración, a fin de que cerremos la puerta contra toda impureza, y despleguemos un espíritu de poder, amor y disciplina (2 Tim. 1:6, 7). Únicamente por medio de una batalla cercana y feroz contra el yo podremos ser el tipo de persona que deberíamos ser. Por supuesto, no podemos hacerlo por cuenta propia; la batalla viene a la hora de elegir entre dejar de lado nuestra propia voluntad ante las invitaciones del Espíritu Santo o permitir que la carne domine. La decisión es nuestra.
“No tiene límite la utilidad de aquel que, poniendo el yo a un lado, deja obrar al Espíritu Santo en su corazón, y vive una vida completamente consagrada a Dios” (DTG 216). ¿De qué modo puedes aplicar estas palabras a tu propia vida espiritual?
Escuela Sabática | Lección 5 | Para el 4 de febrero 2017 | El bautismo y el derramamiento del Espíritu Santo | El Espíritu Santo y la Espiritualidad | Primer trimestre 2017 | Guía de Estudio de la Biblia – Maestros – Alumnos | Iglesia Adventista del Séptimo Día

(114)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*