Miércoles 21 de enero
LA APELACIÓN DE LA SABIDURÍA
Los últimos versículos de este capítulo vuelven a lo personal, a la aplicación práctica de lo que significa tener sabiduría. El conocimiento intelectual acerca de la preexistencia de la sabiduría y de su presencia en la creación es, ciertamente, profundo. Pero en la Biblia, la verdad siempre debe bajar, en cierto momento, al nivel humano y a la manera en que respondemos a lo que se nos ha dado en Jesús.
Lee Proverbios 8:32 al 36. ¿Qué mensaje de vida o muerte se da aquí?
El término hebreo traducido como “bienaventurado” significa “feliz” o “dichoso” (NVI). En este pasaje, la palabra “bienaventurado” está vinculada a dos sentencias. La primera describe una acción: “Bienaventurados [son] los que guardan mis caminos” (vers. 32). El mismo lenguaje se usa en Salmo 119:1 y 2, con respecto a la Ley: “Bienaventurados los perfectos […] que andan en la ley de Jehová. Bienaventurados los que guardan sus testimonios”.
La segunda sentencia describe una actitud: “Bienaventurado el hombre que me escucha” (vers. 34). En ambos casos, el requisito implica un esfuerzo continuo. No es suficiente con haber descubierto el camino correcto, tenemos que “guardarlo”. No es suficiente oír la palabra de Dios, tenemos que velar “cada día” y seguir lo que sabemos. Como dijo Jesús: “Bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan” (Luc. 11:28).
“¿Es codiciable la felicidad que se encuentra en la senda de la desobediencia y la transgresión de la ley física y moral? La vida de Cristo señala la verdadera fuente de dicha e indica cómo llegar a ella […] Para ser felices de verdad, deben tratar gozosamente de estar siempre en el puesto del deber, cumpliendo la obra que les corresponde con fidelidad, y adaptando su corazón y vida al Modelo perfecto” (MeM 167).
La felicidad puede ser algo elusivo; cuanto más la buscamos, más difícil parece ser el alcanzarla. ¿Por qué la fidelidad a Dios, en vez de la búsqueda de la felicidad, debe ser nuestra primera prioridad? Además, ¿qué es más probable que nos produzca felicidad (y por qué): buscar la felicidad o buscar primero el Reino de Dios?
http://escuelasabatica.es/

(395)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*