Miércoles 22 de octubre
¿ÚTILES O INÚTILES?
Lee Santiago 1:26 y 27, y compáralo con Mateo 25:35, 36 y 40, y con Romanos 12:9 al 18. Según estos pasajes, ¿cómo definirías el verdadero cristianismo?
Jesús, Santiago y Pablo enfatizan la importancia de ser un cristiano útil. Al amar a los “más pequeños” (Mat. 25:40), al visitar a quienes son pasados por alto, al mostrar hospitalidad –en toda manera práctica−, revelamos el amor de Jesús y llegamos a ser canales por los cuales Jesús ama a través de nosotros.
“El argumento más poderoso en favor del evangelio es un cristiano amante y amable” (MC 373), y sigue explicando allí: “llevar una vida tal, ejercer semejante influencia, cuesta a cada paso esfuerzo, sacrificio de sí mismo y disciplina” (ibíd.). Esto no nos resulta natural ni es automático. Si nuestra religión consiste solo en afirmar creencias y escuchar sermones, es casi inútil.
Santiago describe lo “religioso” y la “religión”, en los versículos 26 y 27, con una palabra que sugiere ser extremadamente devoto. Esto tiene consecuencias inmediatas y visibles, y la gente notará la diferencia.
Un cambio obvio será nuestra elección de palabras. En lugar de observaciones desinhibidas y tonos ásperos, seremos más sensibles a los efectos que nuestra comunicación ejerce sobre otros. “Refrenaremos” nuestra lengua de modo que no corra delante de nosotros con toda la violencia y la energía de un caballo no domado.
Santiago también distingue a los huérfanos y las viudas como personas que necesitamos atender con amor y cuidado. Desde un punto de vista mundano, no tiene sentido concentrar nuestros recursos en quienes no pueden devolver nada a la sociedad. Pero, desde el punto de vista de Dios, es cómo tratamos a los desechados y rechazados por el mundo lo que revela quiénes son los verdaderos seguidores de Cristo: ya sea prestando dinero a quienes no pueden devolverlo; invitar a comer a quienes no pueden invitarnos a nosotros; o bendecir y orar por aquellos que nos maltratan (Luc. 6:35; 14:12-14; Mat. 5:44). Como señala Pablo, somos vueltos a ser creados en Cristo para buenas obras (Efe. 2:10).
¿Cuánto de tu tiempo y energía gastas en ayudar a quienes tienen necesidades? ¿Qué te dice tu respuesta acerca de cuán “útil” eres con tu fe?
Visite: http://escuelasabatica.es/

(408)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*