Viernes 21 de noviembre
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “Son muchos aquellos cuyo corazón se conduele bajo una carga de congojas porque tratan de alcanzar la norma del mundo. Han elegido su servicio, aceptado sus perplejidades, adoptado sus costumbres. Así, su carácter queda mancillado; y su vida, convertida en carga agobiadora. A fin de satisfacer la ambición y los deseos mundanales, hieren la conciencia y traen sobre sí una carga adicional de remordimiento. La congoja continua desgasta las fuerzas vitales. Nuestro Señor desea que pongan a un lado ese yugo de servidumbre. […] Los invita a buscar primeramente el Reino de Dios y su justicia, y les promete que todas las cosas que les sean necesarias para esta vida les serán añadidas” (DTG 297).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Piensa en las dos clases de sabiduría que vimos en la sección del lunes, y haz una lista de los pensamientos asociados con cada una. Ahora piensa en ocasiones durante esta semana pasada en que hiciste decisiones importantes, o realizaste acciones significativas. ¿Qué clase de sabiduría estuvo involucrada en ellas?
2. Como vimos el domingo, Dios prometió a Israel que, como resultado de observar sus leyes, las naciones que los rodeaban vendrían a admirarlos como “un pueblo sabio y entendido”. Pero ¿no llevó esto a que Israel estuviera orgulloso? Por supuesto, esto es contrario a la sabiduría celestial, que conduce a la humildad. ¿Qué les sucedió, y cómo podemos aprender a evitar sus errores? ¿De qué modo una correcta comprensión del verdadero significado del servicio del Santuario ha sido la mejor defensa contra el orgullo? Para nosotros hoy, ¿de qué modo la cruz es la máxima defensa contra el orgullo?
3. Lee otra vez la cita de Elena de White transcrita arriba. ¿Por cuántas normas del mundo nos estamos esforzando? ¿Están esas normas, siempre y necesariamente, equivocadas? Muy a menudo podemos leer de personas que, por las normas del mundo, parecen tener todo; y no obstante, su vida resulta en un descalabro. ¿Qué debería decirnos esto acerca de cuán engañoso es realmente lo que el mundo nos ofrece? Pero, más importante todavía, ¿cómo podemos aprender a resistir al mundo y ayudar a nuestros jóvenes, que pueden ser fácilmente cautivados por las falsas promesas del mundo, a no caer en esta trampa?
4. Medita en la idea de la humildad. ¿Por qué eso es tan importante en la vida de un cristiano? ¿Por qué el orgullo es mortal para todo el que quiere seguir a Jesús?
http://escuelasabatica.es/

(319)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*