Viernes 24 de abril
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: “El levantar la cruz separa al alma del yo, y pone al hombre en condición de aprender cómo llevar las cargas de Cristo. No podemos seguir a Cristo sin llevar su yugo, sin tomar su cruz y llevarla tras él. Si nuestra voluntad no está de acuerdo con los requerimientos divinos, debemos poner coto a nuestras inclinaciones, abandonar nuestros deseos más queridos y caminar en la huella de Cristo” (HHD 71).PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. Vuelve a considerar la pregunta que aparece al final de la sección del miércoles, con respecto a Lucas 10:24. ¿Cuáles son algunas de las cosas que nosotros, los que vivimos en estos días, hemos podido presenciar que “muchos profetas y reyes” desearon ver pero no vieron? ¿Qué diremos, por ejemplo, del cumplimiento de las profecías? Piensa en Daniel 2, 7 y 8, que estaban todavía en el futuro para muchos de esos profetas y reyes, pero que son hechos históricos para nosotros. ¿Qué otras cosas crees que podrían ser?
2. Medita en las palabras de Jesús acerca de alguien que gana todo el mundo pero pierde su alma. ¿Qué quiso decir con eso? Y ¿qué significa perder la vida para salvarla? ¿Qué significa eso? Una cosa es que un no creyente se aferre egoístamente a las cosas de este mundo. Es así, porque eso es todo lo que cree que tiene; ¿a qué otra cosa podrían aferrarse? Pero ¿por qué, aun como creyentes en Jesús, los que sabemos que este mundo terminará, y un día comenzará otro mundo nuevo, nos encontramos tan fácilmente buscando ganar tanto como podamos de este mundo? ¿De qué modo podemos protegernos de esta trampa espiritual muy peligrosa?
3. Lee Lucas 10:17 al 20. Podemos entender el entusiasmo de esos discípulos al ver que aun los demonios se sujetaban a ellos en el nombre de Cristo. Considera la respuesta que les dio Jesús. ¿Qué decía él que es tan importante que entiendan todos los que están involucrados en alcanzar a otros?
4. ¿A quiénes, fuera de los personajes bíblicos, la elección de seguir a Cristo les costó mucho, tal vez más que a la mayoría de nosotros? En la clase, pregúntense: ¿Qué perdieron esas personas? ¿Cuál fue el costo seguir de Cristo? Y ¿estaría yo dispuesto a hacer lo mismo?

(245)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*