Viernes 29 de agosto
PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee “Id, doctrinad a todas las naciones”, El Deseado de todas las gentes, pp. 757-768; y “La Gran Comisión”, Los hechos de los apóstoles, pp. 21-28.
“Cada verdadero discípulo nace en el Reino de Dios como misionero. El que bebe del agua viva llega a ser una fuente de vida. El que recibe llega a ser un dador. La gracia de Cristo en el alma es como un manantial en el desierto, cuyas aguas surgen para refrescar a todos y da, a quienes están por perecer, avidez de beber el agua de la vida” (DTG 166).
“El mandato que dio el Salvador a los discípulos incluía a todos los creyentes en Cristo hasta el fin del tiempo. Es un error fatal suponer que la obra de salvar almas solo depende del ministro ordenado […]. A todos los que reciben la vida de Cristo se les ordena trabajar para la salvación de sus semejantes. La iglesia fue establecida para esta obra, y todos los que toman sus votos sagrados se comprometen por ello a colaborar con Cristo” (ibíd. 761).
PREGUNTAS PARA DIALOGAR:
1. No todos pueden viajar por el mundo predicando el evangelio. ¿De qué formas puede cada uno de nosotros participar en la tarea de esparcir el evangelio al mundo, en el contexto del mensaje de los tres ángeles?
2. ¿De qué maneras está continuando tu iglesia local el ministerio de Jesús en tu comunidad? ¿Cómo podrías ayudar a mejorar el servicio misionero de la iglesia?
3. Jesús dijo que el evangelio iría a todo el mundo. Durante casi toda la historia desde que él pronunció estas palabras, los métodos de comunicación no variaron. Hace doscientos años, la comunicación no era mucho más rápida de lo que lo era hace dos mil, cuando Jesús pronunció la Comisión Evangélica. Por supuesto, todo eso ha cambiado, especialmente en los últimos cincuenta años, en los cuales han surgido medios de comunicación impensables anteriormente. ¿Cómo podemos utilizar más eficientemente la extraordinaria tecnología actual, a fin de realizar la tarea que se nos ha prometido que será realizada?
4. En la clase, basados en la pregunta que aparece al final de la lección del día lunes, permite que aquellos que estén dispuestos compartan su propia experiencia personal con Jesús. ¿De qué manera podemos utilizar nuestro propio testimonio para testificar a otros? ¿Por qué deberíamos utilizar nuestra propia experiencia?
escuelasabatica.es

(357)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*