02 Folleto Escuela Sabática 3er. Trimestre 2013Domingo 8 de septiembre

LA MENTE  IMPORTA

Nuestros pensamientos dictarán  nuestra conducta. La forma en que pensamos influirá en la manera en que actuamos. Lo inverso también es cierto. Las acciones repetidas influirán sobre los pensamientos.  El cristiano es una “nueva criatura”. Nuevos esquemas reemplazan los antiguos esquemas de pensamiento (2 Cor. 5:17).

Cuando un velero inicia un viaje, se despliegan las velas para darle dirección. A menudo,  las velas deben  ser reorientadas  para mantener  el curso deseado. Si se descuidan las velas, la embarcación saldrá de su curso. Como esas velas, nuestros pensamientos dan dirección  a nuestra vida espiritual. Cuando Pablo amonesta  a los cristianos a “poner la mira en las cosas de arriba” (Col. 3:1-4), nos insta a concentrar los pensamientos en dirección al Cielo. Lo que ponemos dentro de la mente le da su forma, y las cosas con las cuales pasamos tiempo modelan los pensamientos.

¿Qué milagro  de gracia sucede en nuestra  vida cuando contemplamos a Dios en su Palabra?  2 Cor. 3:17, 18.

________________________________________

________________________________________

________________________________________

________________________________________

Al contemplar  a Jesús en su Palabra, somos transformados. Pensamientos nuevos reemplazan a los antiguos. Al mirarlo, llegamos a ser más semejantes a él. “Hay una ley en la naturaleza intelectual y espiritual según la cual modificamos nuestro ser mediante la contemplación. La inteligencia se adapta gradualmente a los asuntos en que se ocupa. Se asimila lo que se acostumbra  a amar y a reverenciar. Jamás se elevará el hombre a mayor altura que la de su ideal de pureza, de bondad o de verdad. Si se considera  a sí mismo como el ideal más sublime, jamás llegará a cosa más exaltada. Caerá más bien en bajezas siempre mayores. Solo la gracia de Dios puede elevar al hombre. Si depende de sus propios recursos, su conducta empeorará  inevitablemente” (CS 611).

La reforma tiene que ver con mirar a Jesús, para que él llene nuestras mentes. Jesús da forma a los pensamientos y guía nuestras acciones.  Cuando contemplamos a Jesús, él nos guiará a normas más elevadas que el mero apego a las reglas. No podemos realmente mirar a Jesús y seguir iguales. Cuando pensamos sus pensamientos,  solo tenemos un deseo: hacer su voluntad.

¿Qué consejo le darías a una persona  que lucha para hacer de Jesús  la prioridad de sus pensamientos? ¿Qué quiere decir la Biblia cuando  habla de “contemplar” o “mirar” a Jesús?

(276)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*