Domingo 13 de septiembre 2015 | Devoción Matutina para Jóvenes 2015 | Inconsciente, neurosis y valores-I

Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá? Jeremías 17:9.

ntes de Sigmund Freud, se creía que la conducta humana era gobernable, predecible, consciente, absolutamente voluntaria:
controlable. Creíamos que nos conocíamos a nosotros mismos. Freud nos vino a mostrar cuán poco conocemos de los verdaderos resortes de nuestra conducta, las fuerzas inconscientes que actúan en nuestra psiquis y que, en gran medida, manejan nuestro comportamiento.
Sin necesidad de coincidir del todo con Freud, la verdad es que mucho de lo que hacemos, aun en la vida religiosa, puede responder a motivaciones falsas, tener un origen neurótico. Podemos autoenga- ñarnos, tal como lo indica nuestro texto de hoy. Y, a fin de que seamos personas auténticas y sobre todo cristianos auténticos, es necesario aprender a discernir qué es lo que realmente motiva nuestra conducta.
Una persona con ansias de notoriedad y poder puede usar, por ejemplo, el liderazgo religioso para destacarse y manipular a los demás, sublimando así y legitimando su conducta con el amparo moral que le da, ante la sociedad, ser representante de Dios ante una congregación. Un individuo controlador y castrador puede invocar la autoridad de la Biblia y de la religión para manipular a su familia y a su iglesia fingiendo celo por Dios y por salvar a los suyos, y resguardar “el honor” de su iglesia.
¿Qué es lo que mueve realmente tu conducta? ¿Amas realmente a Cristo y deseas ser una persona buena, pues amas a los demás? ¿O en realidad, por ejemplo, lo que deseas es lograr un lugar en el cielo, escapar de la condenación final, o destacarte entre los hombres y lograr su aceptación, y por eso tratas de comportarte bien y ser un “santo”? ¿Es tu apego a la voluntad de Dios una expresión de tu amor por él y por el prójimo, de tu desarrollo moral, o solo estás intentando ganarte el cielo con buenas obras e impresionar a otros con tu “moralidad”?
Sea tu oración la de David: “Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno” (Sal. 139:23, 24).

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2015
EL TESORO ESCONDIDO
Un encuentro con Dios en tu juventud
Por: Pablo M. Claverie
Lecturas devocionales para jóvenes 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(186)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment

  • Jenny Mejia 2 years ago

    Grasias a Dios por este espacio
    Y grasias a los que permiten que Dios hobre en ellos para realisarlo. Dios nos siga bendiciendo a todos.