Domingo 16 de marzo – Devoción Matutina para Menores 2014 —  Las gaviotas cabeza naranja

«Decían que eran sabios, pero se hicieron tontos» (Romanos 1: 22).

A mi amigo Juan le encanta observar las aves. Tiene una lista de las más raras e interesantes que ha podido ver. Cada año esperamos ansiosos su postal de Navidad, en la que incluye una lista  actualizada de las nuevas aves que ha observado. Sus viajes alrededor del mundo como misionero le han dado la oportunidad de observar algunos especímenes espectaculares. Quiero dedicar esta historia a él y a todos los entusiastas de las aves.
En 1935, varios ornitólogos vieron un ave de características inusuales por primera vez en San Francisco, California, Estados Unidos. El ave tenía todas las características de una gaviota, con la diferencia de que su cabeza era de un color naranja intenso, tirando a rojo. Entusiastas de las aves de todo el mundo se acercaron al lugar, esperando poder observar una de aquellas gaviotas exóticas. Pero la celebración pronto se convirtió en una situación vergonzosa.
Sin hacer mucho escándalo, los observadores se fueron marchando.
La nueva especie de ave resultó ser una simple gaviota hambrienta.
Resulta ser que los obreros que trabajaban pintando el recién construido puente Golden Gate almorzaban recostados de las barandas de acero del puente. Las gaviotas hambrientas se acercaban a ellos esperando que les lanzaran trozos de comida. Para pasar el tiempo, los obreros inventaron un juego que consistía en ver quién de ellos era capaz de pintar de color anaranjado las cabezas de las gaviotas. El «naranja internacional^ un color utilizado en la industria aeroespacial, era el color con el que se estaba pintando el puente para protegerlo de la oxidación. Las gaviotas hambrientas se arriesgaban a quedar embadurnadas de pintura con tal de recibir su ración de comida. Qué avergonzados deben de haberse sentido los ornitólogos al darse cuenta de que el descubrimiento del siglo no era más que el producto de un inocente juego.
A veces nos reímos con el ridículo que hacen algunas personas, pero cuando se trata de asuntos espirituales, los errores no son motivo de risa.
Ni tú ni yo podemos darnos el lujo de cometer errores en cuanto a las cosas de la eternidad. Debemos dedicar tiempo a estudiar la Palabra de Dios. Debemos llegar a conocer tanto a Jesús, que no haya cabida para cometer errores tontos. Cualquier cosa menos que esa sería una tontería.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(149)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*