Domingo 16 de diciembre:

EL SANTUARIO CELESTIAL: Parte 1

La Creencia Fundamental Nº 24 comienza diciendo: “En el cielo hay un santuario, el verdadero tabernáculo que levantó el Señor y no el hombre” (ver Heb. 8:2). Esta es una de las presuposiciones de la Biblia (Sal. 11:4).

Lee Hebreos 8:1 al 5. ¿Qué enseñan estos versículos?

El Santuario terrenal se describe como un tipo, o modelo, del celestial; esto significa que el primero tiene algún parecido con el segundo. El Santuario terrenal nos enseña mucho acerca del celestial. A pesar de lo que ese Santuario significaba para Israel, su verdadera importancia se encuentra en el celestial y lo que sucede allí. Por medio de los sacrificios y el ministerio sacerdotal, el modelo nos enseña realidades del Santuario celestial. Los servicios del Santuario terrenal fueron el medio que usó Dios para explicar los principios de la salvación a su pueblo, una sombra del real ministerio de Cristo (Heb. 9:9-15), tanto en su muerte como en su intercesión en el Santuario celestial.

El Santuario terrenal enseñaba que, aunque era necesario el derramamiento de sangre (Heb. 9:22) para expiar el pecado, todavía existía la necesidad de un mediador sacerdotal entre los pecadores y un Dios santo. El ministerio del sacerdote en el Lugar Santísimo purificaba el Santuario del pecado, y requería que la gente se afligiera y arrepintiera. Así, el juicio también se destacaba como una parte integral del ministerio total de salvación.

Es fascinante notar que Hebreos 8:1 y 2 dice que la meta de los siete capítulos anteriores del libro era señalar la realidad del Santuario celestial y el lugar de Cristo como Sumo Sacerdote en ese Santuario. Hebreos asigna gran importancia al ministerio de Cristo en el Santuario celestial como parte de todo el plan de salvación. Nada indica que el Santuario en el cielo, y mucho menos el ministerio de Cristo allí, fuera como metafórico o simbólico. En realidad, el versículo 5 deja en claro que el Santuario terrenal –una estructura real con sacerdotes y sacrificios reales– era solo una “sombra” de la realidad de lo que Cristo está haciendo por nosotros en el Santuario celestial.

(432)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*