Domingo 2 de febrero – Devoción Matutina para Menores 2014 — Más que un pequeño amor

«Tan compasivo es el Señor con los que le temen como lo es un padre con sus hijos» (Salmo 103: 13, NVI).

Antes de la Guerra de Vietnam, el acaudalado señor Fong poseía una fábrica de paraguas en Saigón. Después de la guerra, el nuevo gobierno mudó al señor Fong y a su familia a una pequeña habitación de la que había sido su casa, que ahora pertenecía al gobierno. Las autoridades también tomaron control de la fábrica de paraguas y pusieron al señor Fong a dirigirla. Cuando expropiaron todas las obras de arte y las joyas que poseían los vietnamitas del sur, Fong entregó obedientemente la mayor parte de sus riquezas, pero se quedó con una pequeña parte por si surgía alguna emergencia.
Agradecidos por estar vivos, los Fong se adaptaron a los cambios económicos, a los toques de queda y a las nuevas leyes. Bueno, a todas menos a una. Había una nueva ley que les preocupaba enormemente: todos los varones mayores de doce años debían hacer el servicio militar. Esta ley no afectaba de manera directa al señor Fong, pues era mayor, pero sí afectaba a su único hijo varón.
Los esposos Fong sabían lo que les ocurría a los reclutas. Les ordenaban arrastrarse a través de túneles muy largos y angostos, y encontrar y desactivar bombas y minas dejadas en el terreno por el ejército estadounidense.
Si estos jóvenes lograban regresar a sus hogares tras el servicio militar, generalmente lo hacían sin un brazo o una pierna. Que algo así pudiera ocurrirle a su hijo atormentaba al señor Fong. A medida que se acercaba la hora de que su hijo se alistara, la preocupación del padre aumentaba. Aquel hombre budista decidió que no podía quedarse esperando sin hacer nada. Debía actuar.
Al ver fotos de personas de otros países y culturas, ¿te has preguntado si sienten lo mismo que tú? Es decir, si aman como tú, o sufren como tú. La historia de la familia Fong nos recuerda que la preocupación por los seres amados es universal. Nuestro Creador inculcó en los corazones de todos los seres humanos, sean budistas, cristianos, musulmanes, hinduistas, chinos, franceses o libaneses, el sentimiento de compasión. Solo el pecado puede destruir el amor y la compasión naturales.
(Continuará…)

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(255)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*