Domingo 22 de junio – Devoción Matutina para Adultos 2014 – El adventismo en tiempos de guerra – 5

Es lícito hacer el bien en los días de reposo. Mateo 12:12.

Eso dijo Jesús con respecto a los actos de misericordia durante el sábado.
Ese principio, finalmente, desbloquearía la respuesta al dilema adventista en cuanto a cómo servir a Dios y al Gobierno terrenal en tiempos de guerra.
Mientras tanto, deberíamos recordar que no existió ninguna ley de reclutamiento en los Estados Unidos hasta marzo de 1863. También, deberíamos observar que ninguna nación en ese entonces tenía opciones no combatientes para el servicio militar. Una persona en el ejército automáticamente era un combatiente, que portaría armas y mataría cuando se le ordenase hacerlo.
La ley de conscripción aprobada el 3 de marzo de 1863 permitía que los reclutas buscaran sustitutos, si podían pagar una multa para usarla en buscar a otro. La Iglesia Adventista ayudó a sus miembros a recaudar la multa. Pero, el 4 de julio de 1864 se hizo una revisión de la ley de reclutamiento que estipulaba que solo aquellos que “se oponían a portar armas por razones de conciencia” podían ser exceptuados por el pago de la multa.
En ese momento, la Asociación General de los Adventistas del Séptimo día, establecida recientemente, pasó a la historia como una confesión religiosa no combatiente. El 3 de agosto, el Estado de Michigan concedió el estatus de no combatiente a la nueva confesión; otros Estados hicieron lo propio en poco tiempo. Entonces, la iglesia envió a J. N. Andrews con cartas de varios gobernadores de Estado, para solicitar el estatus de no combatiente ante el Gobierno federal en Washington, D.C. Así, en septiembre de 1864 el Gobierno de los Estados Unidos reconoció al Adventismo como una iglesia no combatiente.
Teóricamente, eso significaba que, si sus miembros eran reclutados, no tendrían que portar armas ni matar a los enemigos. Pero, en la práctica, los reclutas no combatientes a menudo enfrentaban oposición y amenazas. En un plano más positivo, hacia el final de la guerra, los no combatientes podían servir como médicos en el frente de batalla y en los hospitales.
Los adventistas estaban contentos con este arreglo, porque los libraba de quitar la vida a los demás, y era lícito hacer el bien a los demás en sábado.
De allí en más, el papel de médico no combatiente se convirtió en la norma para los adventistas del séptimo día. Pero, la iglesia todavía desaprobaba el servicio voluntario; de hecho, varios voluntarios durante los últimos días de la Guerra Civil fueron desfraternizados; aunque algunos (incluida Elena de White, probablemente) no estaban tan seguros de que esa fuese la verdadera causa.
Dios conduce a su pueblo no solo en las cosas estrictamente espirituales, sino también al tratar con cuestiones relacionadas específicamente con este mundo. Podemos regocijarnos por su conducción en todas las cosas.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2014
A MENOS QUE OLVIDEMOS
Por: George R. Knight
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(413)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*