Desde el corazon

Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. 1 Samuel 17:45.

[David] dejó la armadura del rey, y en su lugar solo tomó su cayado en la mano, con su saco de pastor y una simple honda. Escogió cinco piedras lisas del arroyo, las puso en su bolsa y, con su honda en la mano se acercó al filisteo. El campeón se adelantó de manera decidida y altanera, esperando enfrentarse al más poderoso de los guerreros de Israel. Su escudero caminaba ante él, y parecía que nada podría hacerle frente. Al acercarse más a David, no vio sino a un muchacho, casi un niño, por su juventud. Su rostro resplandecía de salud; y su forma delgada, sin la protección de una armadura, revelaba su perfil juvenil en marcado contraste con las enormes proporciones del filisteo.

Goliat se llenó de asombro e ira. Su indignación brotó en palabras calculadas para aterrorizar y abrumar al atrevido joven ante él. “¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos?” -exclamó el gigante. Entonces, el filisteo derramó sobre David la maldición más terrible de parte de los dioses que conocía.

Clamó en son de burla: “Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo” (1 Sam. 17:43, 44). Esta altiva amenaza lo único que logró fue infundir en el joven un valor más noble, y atizar en su pecho un mayor celo para silenciar al enemigo de su pueblo. No se desmayó ante el campeón de los filisteos. Sabía que estaba a punto de pelear por el honor de su Dios y la liberación de Israel, y su corazón estaba lleno de una esperanza y una fe tranquila.

David se adelantó y se dirigió a su antagonista en un lenguaje que era tan modesto como elocuente. Dijo al filisteo: “Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel” (vers. 45, 46) —Signs of the Times, 10 de agosto de 1888.

MEDITACIONES MATINALES PARA ADULTOS 2013

DESDE EL CORAZÓN

Por: Elena G. de White

__________________________________________________

Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com

Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org

Devoción Matutina en video:

Youtubewww.youtube.com/jespadillchannel

__________________________________________________

(390)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*