Domingo 26 de marzo 2017 | Devoción Matutina para Adolescentes 2017 | Ofrece a Dios algo valioso


“El rey respondió: ‘Te lo agradezco, pero tengo que comprártelo todo pagándote lo que vale, pues no presentaré al Señor mi Dios holocaustos que no me hayan costado nada’ ” (2 Samuel 24:24).

Creo que es cruel hacer que tu hijo escoja su propio castigo. Mis padres solían jugar a este juego enfermizo de vez en cuando. “¿Prefieres quedarte en casa castigada, lavar los platos durante un mes o perder tu el dinero mensual?” La forma más indigna de esta penosa táctica de castigo, en mi opinión, es la de la elección abierta: “Bueno, ¿cuál crees que debería ser tu castigo?” Siempre me daban ganas de decir: “¡Ninguno! ¡Ja!”
En la última historia de 2 Samuel leemos acerca de David; pecó de nuevo y, esta vez, Dios le dio la oportunidad de elegir su propio castigo. El profeta Gad acudió a David y le dijo que el Señor le daba tres opciones: tres años de hambre, tres meses huyendo de los enemigos o tres días de plaga. ¿Cuál elegirías tú? David no sabía cuál elegir. Todos los castigos eran terribles y todos acabarían con la vida de las personas que él había jurado proteger. Así que, en lugar de elegir por sí mismo, dijo al profeta: “Dejémoslo en las manos del Señor, su misericordia es grande”. La Biblia dice que Dios envió una plaga sobre Israel. Como moría mucha gente a causa de la plaga, David pidió que el castigo recayera sobre él. En cambio, el profeta dio instrucciones a David para que construyera un altar e hiciera un sacrificio. Entonces, la plaga se acabaría. Unos versículos antes del final del libro, encontramos a David tratando de comprar una era en la cual construir el altar para que Dios detuviera la plaga. El dueño de la era se la quería regalar, pero David se negó. Dijo que no era ningún sacrificio ofrecer a Dios algo que no le había costado nada.
Lo esencial de un sacrificio es el hecho de que cuesta algo. Es caro de alguna manera. Alguien tiene que pagar por ello. Jesús tuvo que pagar por nuestros pecados. Le costó muy caro, tanto como su propia vida. Pero hoy no queremos hacer grandes sacrificios ni perder el tiempo. No queremos que el sacrificio sea costoso, pero el sacrificio consiste precisamente en eso. Así que no intentes escatimar en lo que al Señor respecta, no trates de ofrecerle cosas que no te cuestan nada; eso no es una ofrenda real. Dale lo más valioso: tu tiempo, tu dedicación, tu futuro.
MH

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADOLESCENTES 2017
FUSIÓN
Melissa y Greg Howell
Un punto de encuentro entre tú y Dios
Lecturas Devocionales para Adolescentes 2017
http://devocionmatutina.com
========================
En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online
Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(51)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*