Domingo 27 de abril – Devoción Matutina para Adultos 2014 – Reflexionemos sobre el Juicio

Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos. Hechos 17:31.

Juicio. Un tema horrendo, para algunos; lleno de esperanzas, para otros; y un tema complejo para todos. Hoy, queremos retroceder y dar una mirada al alcance del tema. La mayoría cree que el Juicio es un evento único, que ocurre en algún momento cercano al tiempo del fin para los que mueren. Para 1857, Jaime White había llegado a considerar que el Juicio Final tenía cuatro fases distintas.
Estimaba que la primera fase era el Juicio Preadvenimiento, o Investigador, de los que decían ser seguidores del Dios de la Biblia. Los primeros adventistas llegaron, a través del análisis de la tipología del Día de la Expiación, al hecho de que incluiría solamente al pueblo de Dios.
Ese día, el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo usando el pectoral del juicio, que tenía inscritos los nombres del pueblo de Dios. Era por ellos que intercedía en el día del juicio anual.
La segunda fase, según la veían los adventistas, era un juicio ejecutivo, que tendría lugar en la Segunda Venida, cuando Dios, en su papel ejecutor, derramaría bendiciones sobre su pueblo (Apoc. 22:12; Mat. 16:27).
La tercera fase es el juicio de los m il años, mencionado en Apocalipsis 20:4. “Y vi tronos”, leemos, “y se sentaron sobre ellos los que recibieron facultad de juzgar”. A esta altura, te estarás preguntando qué más queda por juzgar; al fin y al cabo, los justos están en el cielo con Dios, y los injustos están durmiendo en sus tumbas. Eso es cierto en ambos casos. Pero, los impíos todavía no se han enfrentado con la destrucción eterna. Y, antes de eso, Dios da la oportunidad a cada persona de revisar los registros de los injustos durante el milenio. Como no quiere que nadie se quede con dudas, da tiempo para que todos entiendan que está haciendo lo mejor que puede, en una situación adversa. Por lo tanto, la fase milenial del Juicio, en cierto sentido, es un juicio “investigador” de los impíos; pero es, más bien, un juicio a la justicia de Dios y a la idoneidad de sus decisiones.
La fase final del Juicio ocurre al final de los mil años, cuando un juicio ejecutivo acaba para siempre con aquellos que siguieron rechazando a Dios y sus principios (Apoc. 20:9,12-15). La fase final no es feliz; pero Dios no tiene opción, si no desea forzar la voluntad de las personas, y si desea crear un universo en el que no haya cabida para el pecado y las relaciones destructivas.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2014
A MENOS QUE OLVIDEMOS
Por: George R. Knight
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Estudie Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
__________________________________________________

(421)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*