Domingo 27 de mayo 2018 | La palabra se hizo carne | Escuela Sabática Jóvenes

Cuando Pablo escribió su segunda epístola a Timoteo, declaró que las Escrituras (el Antiguo Testamento) fueron dadas mediante la inspiración de Dios (2 Timoteo 3:16). En griego se puede traducir esto como theópneustos. Es una combinación de dos palabras griegas: theós y pneuma; theós quiere decir “Dios”, o “deidad”; pneuma quiere decir “aliento” o “viento”. En el Nuevo Testamento, este es un sinónimo del Espíritu Santo, la palabra aliento. Los cristianos aceptamos la Palabra escrita como los pensamientos de Dios claramente comunicados, y esto influye directamente en nuestra relación personal con Jesús (1 Tesalonicenses 2:13). Cuando creemos en la Palabra de Dios y la recibimos como su Palabra, Jesús puede hacer cambios efectivos en nuestra vida.

(2)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*