Domingo 3 de agosto – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – Sola en tierra extranjera

“No moriré, sino que viviré, y contaré las obras de Jehová”. Salmo 118:17.

Llegué a Ecuador en noviembre de 2008 para encontrarme con mi esposo, que estaba trabajando como pastor. Sabía que tenía mucho que aprender pero estaba feliz de reunirme con él e iniciar juntos el trabajo en el ministerio.
Al principio, todos estaban felices de verme, ya que por motivos de documentación estuve un tiempo lejos de mi esposo y de las tareas de la iglesia, pero pocas semanas después comencé a sentirme presionada, criticada y exigida. Me pedían que diera seminarios e hiciera múltiples actividades. Entonces no sabía hablar absolutamente nada en español. Sentía que las personas hablaban demasiado rápido, lo que me impedía entenderles, tanto que no me atrevía a hablar y evitaba las conversaciones.
El primer mes que llegué quedé embarazada. Ya no podía acompañar a mi esposo en su ministerio, como yo quería, y me vi obligada a quedarme sola en casa. Los viajes de mi esposo eran largos, incluso le era difícil volver el mismo día y tenía que pasar sola la noche. Con todas estas dificultades empecé a refugiarme en las promesas del Señor. “Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes. Aguarda a Jehová; esfuérzate, y aliéntese tu corazón; sí, espera a Jehová” (Sal. 27:13, 14).
Luego de un tiempo nos cambiaron de distrito y allí me sentí muy aliviada porque pude sentir el cariño y afecto de las hermanas. Para ese entonces ya tenía a mis dos hijos: Joshua y Emily. Un lunes, mi esposo debía viajar a otra ciudad. Quedé sola con mis dos hijos cuando una terrible depresión me doblegó y me sentí desmayar. No podía sostenerme ni tener a mi bebé en brazos. En su misericordia, Dios me envió un hermano que vino con una vianda para el almuerzo. Tocó el timbre y solo alcancé a abrir la puerta… y sin fuerza alguna, me desvanecí. Llegaron varias hermanas a socorrerme y me llevaron al hospital. Llamaron a mi esposo y me atendieron con mucho cariño sin dejarme un instante sola.
Ahora, por la gracia de Dios, hablo y entiendo mejor el español. Puedo comunicarme con los hermanos y sigo confiando en Dios porque el Señor, al que llama, lo capacita.

Bárbara Milien de Celant, Ecuador

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
===============================================

(417)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*