Domingo 30 de noviembre | Devoción Matutina para Menores 2014 | Juan 3:16

«Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna» (Juan 3: 16).

Joel siguió cuidadosamente las instrucciones. Tocó el timbre y un hombre vestido de negro respondió. «Juan 3: 16» dijo Joel. Y una gran sonrisa se dibujó en el rostro del hombre. Le hizo entrar en la casa y lo miró de arriba abajo, desde los zapatos hasta su gorra de biéisbol. Joel no se había dado un baño desde el comienzo del invierno, porque la única banadera que tenía era el lago de las afueras de la ciudad.
—¿Deseas tomar un baño? —sugirió el hombre—. Por favor, sigúeme.
Joel lo siguió hasta el cuarto de baño. Cuando vio la gran banadera, no podía creerlo. Y cuando se sacó la ropa y se sumergió en el agua caliente y espumosa, no podía creer su buena suerte. «Juan 3: 16 es genial para limpiar a un muchacho», pensó. Tras el baño, el hombre, que era un mayordomo, le sirvió estofado, pan, un vaso gigante de leche y un plato repleto de galletas de avena recién horneadas. «Uau —pensó Joel—, Juan 3: 16 es estupendo para un muchacho hambriento».
Finalmente, el mayordomo llevó a Joel hasta un cuarto con una cama enorme, y le sugirió que durmiera una siesta hasta que regresara el señor de la casa. «Juan 3: 16 sí que es realmente espectacular para un muchacho cansado», pensó Joel. Cuando se despertó, el señor Hendricks había entrado al cuarto y se estaba sentando en el borde de la cama. Entonces, le explicó a Joel el porqué de todo: «El año pasado, mi esposa y mi hijo, de trece años, murieron en un accidente de auto. Desde entonces me siento muy solo, y verte todos los días en tu lugar de venta de diarios me recuerda a mi hijo. —El Sr. Hendricks se aclaró la garganta—. Estuve haciendo averiguaciones y sé que tú también estás solo en el mundo. Pensé que quizá, juntos, no estaríamos tan solos… Me gustaría adoptarte». Joel aceptó en seguida; y esa tarde los dos hablaron mucho. Finalmente, Joel dijo: «Hay una sola cosa que no entiendo, señor Hendricks, eh… digo, papá. ¿Qué significa Juan 3: 16?». «Fue después de leer Juan 3: 16 que me di cuenta de que, si Dios me amó tanto que entregó a su único Hijo para que muriera por mí, lo menos que yo podía hacer era amar a alguna personas que me necesitara».
Esa noche, mientras Joel se preparaba para acostarse, pensó: «Juan 3:16 es lo que cada niño y niña, cada hombre y mujer, en todo el mundo, necesitan».

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com
===============================================

(222)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*