Domingo 6 de julio – Devoción Matutina para Mujeres 2014 – Nunca caminamos solas

“Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos”. Salmo 91:11.

Era el invierno de 2003 y decidí aprovechar mis vacaciones de la facultad para colportar en la ciudad de Bovril, Entre Ríos, República Argentina.
Fue entonces cuando Dios me mostró su compañía de una forma muy clara y precisa. Era la primera vez que colportaba y a pesar de los errores que cometía, Dios iba a mi lado día a día.
Una mañana, caminaba por la calle cuando me crucé con una señora que dijo haberme visto, aunque yo estaba segura de que era la primera vez que la veía. Dijo que me había visto trabajando en su barrio junto a un compañero. En ese tiempo yo vendía libros en dos barrios muy alejados uno del otro. Le dije a la señora que si bien era cierto que había pasado por su barrio, siempre había ido sola.
Mi grupo estaba compuesto por tres chicas y nuestro asistente era un muchacho, pero él nunca me había acompañado a ese barrio. La señora insistía en que me había visto acompañada de un joven. Me convencí de que la señora se equivocaba de persona; tal vez había visto a una de mis compañeras. Para demostrarme que era yo a quien había visto, me dijo que llevaba puesta la misma campera que vestía en ese momento. Eso me dejó más sorprendida porque mi campera era inconfundible: era la que habíamos hecho con mis compañeros del último año de secundaria. Definitivamente, la señora me había visto a mí.
Me despedí pensando que si bien tenía razón respecto de la ropa, se había confundido respecto del joven que me acompañaba. La conversación volvía una y otra vez a mi mente hasta que, horas más tarde, comprendí que ese joven sólo podía ser un ángel. Alguien a quien yo no podía ver, pero que caminaba junto a mí cuando trabajaba.
No volví a ver a la señora y hasta hoy me arrepiento de no haberle preguntado cómo era ese “muchacho”. Yo nunca lo vi, pero entonces como ahora, puedo sentir que está a mi lado en cada momento de mi vida. No importa lo que me pase ni cómo me sienta; si estoy ansiosa, con miedo o tranquila, si necesito ayuda o solamente compañía. Dios está atento a mis necesidades y envía a su ángel para que me cuide y ayude, aunque yo no lo pueda ver. Gracias, Señor, por mi ángel. Gracias porque nunca me dejas sola.

Laura Díaz, Argentina

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER
Recopilado por: Pilar Calle de Henger
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(308)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*