Una niñita oraba junto a su cama, antes de ir a dormir: “Querido Dios, por favor haz que Boston sea la capital de Vermont, porque eso es lo que escribí en el examen hoy”. ¿Podemos ajustar los hechos a nuestras ideas? ¿Podemos torcer la realidad para que coincida con nuestras opiniones?

(252)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*