Escuela Sabática Joven | Domingo 11 de noviembre 2018 | Resolviendo conflictos y buscando sus raíces

DOMINGO 11 NOVIEMBRE
RESOLVIENDO CONFLICTOS Y BUSCANDO SUS RAÍCES
Logos: Sant. 4:1; Luc. 22:24-26; Hech. 6:1-4; 15:1-39 CONFLICTO Y RESOLUCIÓN
A mi esposa le da pavor el conflicto. Se va de una habitación si el tono de las voces comienza a subir. No puede dormir hasta horas después de una confrontación desagradable.
¿Y yo? Los desacuerdos no me asustan. Disfruto de intentar resolver un conflicto.
¿Y tú? ¿Cómo buscas la unidad? ¿Confrontando? ¿Evitándolo? Probablemente, estamos de acuerdo con David en que la unidad es “buena” y “agradable” (Sal. 133:1). Pero ¿cuán apropiadamente deberían los cristianos lograr la unidad? ¿Cómo deberíamos resolver los conflictos? Estas son dos preguntas que estudiaremos esta semana.
La manera en que resolvemos los conflictos depende mucho de cómo hayan surgido. Y aunque pueda haber cientos de situaciones que llevan a conflictos, encontraremos principios en cuatro ejemplos del Nuevo Testamento que pueden ayudarnos muchísimo a resolver los conflictos hoy.
LA HUMILDAD COMO UN MEDIO DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS (LUC. 22:24-26)
Al comienzo, los hombres elegidos por Cristo estaban discutiendo sobre quién sería “el más grande”. Jesús mencionó que es de esperarse el deseo de supremacía entre los hombres del mundo. Pero, dijo él, “no sea así entre ustedes”.
“Tuvieron además un altercado sobre cuál de ellos sería el más importante. Jesús les dijo: ‘Los reyes de las naciones oprimen a sus súbditos, y los que ejercen autoridad sobre ellos se llaman a sí mismos benefactores. No sea así entre ustedes. Al contrario, el mayor debe comportarse como el menor, y el que manda como el que sirve'” (Luc. 22:24-26).
Lo que aprendemos aquí sobre la unidad es que comienza con una actitud de servicio. La exaltación propia es algo común en nuestra sociedad y puede aparecer en la Iglesia. Hasta pudo Infectar a los Doce elegidos. Pero Jesús dice: “Cada uno de ustedes, sea como el menor”. Ser humilde resolverá muchas situaciones tensas.
LA AUTORIDAD DE LA IGLESIA Y LA DISTANCIA COMO UN MEDIO DE RESOLUCIÓN (HECH. 15:1-39)
En nuestra historia, la iglesia se vio amenazada por cismas, ante la pregunta de si los cristianos gentiles estaban obligados o no a practicar varios de los rituales hebreos. Algunos decían que sí. Pablo y otros decían que no.
“Algunos […] se pusieron a enseñar a los hermanos: A menos que ustedes se circunciden, conforme a la tradición de Moisés, no pueden ser salvos’. Esto provocó un altercado y un serio debate de Pablo y Bernabé con ellos” (Hech. 15:1,2).
Este problema se resolvió con autoridad en una reunión de los directivos de la iglesia (ver Hech. 15:2-35). Enviaron cartas para anunciar su conclusión.
Aunque podemos aprender de esta historia a depender de la iglesia mundial para decidir sobre problemas doctrinales, no deberíamos llegar a la conclusión de que tales decisiones pondrán fin a los conflictos en la iglesia.
De hecho, en el mismo capítulo, encontramos el cuarto conflicto de nuestro estudio, que surgió entre hombres fieles: Pablo y Bernabé. Y lo que los separó fue un juicio de valor sobre la utilidad de un joven cristiano que había cometido algunos errores al comienzo.
“Se produjo entre ellos un conflicto tan serio que acabaron por separarse. Bernabé se llevó a Marcos y se embarcó rumbo a Chipre” (Hech. 15:39).
Aquí podemos ver que tomar distancia, acordar no estar de acuerdo, fue la manera en que hombres consagrados lograron la paz cuando no podían llegar a un acuerdo sobre Juan Marcos. No todos necesitamos ver las cosas de la misma manera para ayudar a que se logre la obra de la iglesia. Aunque la iglesia mundial podría resolver asuntos doctrinales y de normas para la iglesia, no podría hacer nada para que sus fieles ministros piensen igual en los detalles menores.
PARA PENSAR Y DEBATIR
Los conflictos surgen por dinero, por deseos de más poder, por diferencias de opinión, o Incluso por diferencias sobre la fe. En todos estos casos, la Biblia nos otorga un modelo para volver a la unidad. Pero ¿y qué en cuanto a los orígenes de los conflictos en tu vida o en tu iglesia? ¿Y si no se asemejan a ninguna de estas historias? (ver en Sant. 4:1 una fuente común de conflicto).
Si el conflicto surge de nuestros deseos y pasiones, ¿puede haber alguna resolución sin la victoria sobre estos? ¿Debería esperarse que las personas intemperantes sean fuentes de conflictos locales?
Eugene William Prewitt, Tampin, Negeri Sembilan, Malasia.
=============================
ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 7 – LECCIÓN JÓVENES
Esta semana estudiaremos la lección 7 – Cuando surgen los conflictos
Para el 17 de noviembre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

(28)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*