Escuela Sabática Joven | Domingo 21 de octubre 2018 | Uno

DOMINGO 21 OCTUBRE
UNO
Evidencia: Efe. 1:9,10
Éfeso era la capital de la provincia romana de Asia (en la Turquía moderna). En ella estaba el templo de la diosa de la fertilidad, Diana, así que era la capital de la adoración pagana en la provincia. Pablo escribió su epístola a las Iglesias de Éfeso mientras estaba bajo arresto domiciliarlo en Roma. Aunque Pablo estaba encarcelado, los romanos no podían silenciar la propagación del evangelio que él predicaba. Esta carta fue enviada a las iglesias para animarlas en su fe y para enfatizar la verdad de que todos los creyentes están unidos en Cristo.
Cristo es el mensaje central de Efesios. “En él tenemos la redención” (1:7). Esta es la verdad central que nos une como creyentes actuales con los de todas las épocas. En la antigüedad, se podía “rescatar” a una persona que había sido vendida como esclavo. Cristo pagó el precio para rescatarnos de la esclavitud del pecado cuando murió en la cruz. Pablo revela “el misterio de su voluntad” (1:9; 3:3): que “los gentiles son […] beneficiarios de la misma herencia […] y participantes Igualmente de la promesa” (3:6). Un estudio del griego muestra que “beneficiarios de la misma herencia” (synklerónomos) significa “coherederos”, lo que implica tener una porción igual en la herencia.
Aunque el Antiguo Testamento predijo que la gracia de Dios vendría a “todas las familias de la tierra” (Gén. 12:3), la igualdad entre los gentiles y los judíos era un secreto que nunca antes había sido revelado. Nosotros, los gentiles, como formamos parte de “todas las familias de la tierra” y de Cristo, podemos participar de la herencia que fue comprada con la sangre de Cristo. Somos llamados a estar “llenos del Espíritu” (Efe. 5:18) porque, así como un alcohólico es controlado por el vino, también quien está lleno del Espíritu es controlado por el Espíritu.
El Espíritu en nosotros es lo que nos une a Cristo. Una iglesia de creyentes llenos del Espíritu tendrá esposas que eligen someterse a sus esposos de la manera en que ellos se someten a Cristo; esposos que darían su vida por su esposa; hijos que obedecen a sus padres; empleados que honran a sus empleadores porque, en todo lo que hacen, eligen actuar para Dios. ¿Te lo puedes imaginar? ¡Qué testimonio para el mundo sería eso!
Cristo nos cubrió con su sangre y, por eso, hemos llegado a ser coherederos de su herencia del Reino eterno. ¿Estás listo para formar parte de esto? La ecuación es simple: nosotros + Cristo = uno, un cuerpo. ¡Una esperanza eterna!
PARA PENSAR Y DEBATIR
Comenta la idea de ser rescatado (“redimido) de la esclavitud del pecado. ¿De qué modo esta idea te afecta hoy en tu vida diaria?
¿Piensas que nuestras iglesias serían diferentes si los creyentes en ellas estuvieran llenos del Espíritu?
Patrice Yorke. Edmonton. Alberto. Canadá
=============================
ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 4 – LECCIÓN JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 4 – La clave de la unidad
Para el 27 de octubre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

(63)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*