Escuela Sabática Joven | Sábado 10 de noviembre 2018 | ¿Disonancia o armonía? fuerza en la unidad

SÁBADO 10 NOVIEMBRE
¿DISONANCIA O ARMONÍA? FUERZA EN LA UNIDAD
Introducción: Efe. 4:3; 1 Ped. 3:8
La congregación abarrotaba una hermosa iglesia. En el servicio de alabanzas, un grupo de cantantes comenzó, y pronto se unieron el órgano, el teclado, la guitarra, la percusión y un bajo. Con cada instrumento que se unía, el volumen comenzó a intensificarse más allá de lo que estaba acostumbrada a escuchar. Mi amigo me hizo un gesto para expresar que se estaba poniendo muy bullicioso, y que prefería disfrutar la música desde afuera. Al dirigirnos a la salida, noté que algunas de las personas levantaban sus manos en el aire y unían sus voces a la alabanza. ¡Las personas estaban celebrando a Dios de todo corazón con sus alabanzas!
Afuera de las puertas de la nave había una familia reunida; las manos de la madre temblaban sobre los oídos de su hijo. Al alejarnos un poco más, nos encontramos con otro grupo de jóvenes que demostraba abiertamente su disgusto y decepción por aquella música.
En cambio, recuerdo haber visto a una madre y su hijo en un banco cerca de mí que me llamaron la atención. No mostraban resentimiento y se reservaban la opinión. Tenían una atmósfera de paz. El director de la adoración había invitado a la congregación a ponerse de pie. El hijo se puso en pie por respeto. La madre permaneció sentada en el banco, en calma, con la cabeza inclinada y los ojos cerrados, en oración silenciosa. La había conocido anteriormente, y sabía que este no era su tipo de música.
Soy música en la iglesia, y he aprendido a ser tolerante y a no juzgar la elección de música de otras personas en la iglesia. Al esforzarnos por vivir en armonía, nuestra música, aunque diversa, debería dar siempre la gloria a Dios. Una de mis citas preferidas de los grandes compositores clásicos es de J. S. Bach, y dice: “El único propósito de la música debería ser la gloria de Dios y la recreación del espíritu humano”. “La música es una armonía agradable para el honor de Dios y las delicias permisibles del alma”.
Debemos ser uno en Cristo y trabajar en nuestras diferencias de manera amante y compasiva. Si nos separamos de la iglesia o de las personas de la iglesia, nos separamos de Cristo.
Alvo Waworoendeng, Loma Linda, California, EE UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 7 – LECCIÓN JÓVENES
Esta semana estudiaremos la lección 7 – Cuando surgen los conflictos
Para el 17 de noviembre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

(46)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*