Escuela Sabática Jóvenes | Lunes 1 de octubre 2018 | Una cadena dorada de amor

LUNES 1 OCTUBRE
UNA CADENA DORADA DE AMOR
Testimonio: Juan 13:34-35; 17:23-26; Efe. 4:15-16
“Nuestro Padre celestial es un Dios de paz. Cuando creó al hombre lo puso en una morada de paz y seguridad. Todo era unidad y felicidad en el Jardín del Edén”.1 Pero cuando la humanidad cayó de la gracia, esta unidad se arruinó y las personas quedaron atrapadas en pecado.
No toda esperanza estaba perdida. “Mientras así se recuerda la humillación del Salvador por nosotros […] la mente queda vivificada para quebrantar toda barrera que ha causado alienación. Se ponen a un lado las palabras y los pensamientos malos. Se confiesan y perdonan los pecados. La subyugadora gracia de Cristo entra en el alma, y el amor de Cristo acerca a los corazones unos a otros en bienaventurada unidad”.2
“Si se cultiva verdaderamente este amor, lo finito se unirá con lo infinito, y todo se centrará en el Infinito. La humanidad se unirá con la humanidad, y toda se unirá con el corazón del Amor Infinito. […] La cadena dorada del amor, que une los corazones de los creyentes en unidad, con vínculos de amistad y de amor, y en unidad con Cristo y el Padre, realiza la perfecta conexión”.3
“La unión hace la fuerza. La desunión causa debilidad. Trabajando juntos y con armonía por la salvación de los hombres, debemos ser en verdad ‘colaboradores de Dios’. Los que se niegan a trabajar en armonía con los demás deshonran a Dios. El enemigo de las almas se regocija cuando ve a ciertos hermanos contrariándose unos a otros en su trabajo. Los tales necesitan cultivar el amor fraternal y la ternura en su corazón”,4 para volver a lograr la unidad perdida.
Esta unidad “no nos exige que abandonemos nuestro carácter o nuestra identidad, sino que nos adaptemos, en la medida de lo posible, a los sentimientos y las maneras de los demás. Muchas personas serán traídas a la unidad de la fe aunque sus opiniones, sus hábitos y sus gustos en cuestiones temporales no estén en armonía; pero si el amor de Cristo brilla en su pecho y buscan su hogar en el mismo cielo, podrán llegar a tener la comunión más dulce y la unidad más maravillosa’.5
“Cuando el pueblo de Dios crea sin reservas en la oración de Cristo y ponga sus instrucciones en práctica en la vida diaria, habrá unidad de acción en nuestras filas. Un hermano se sentirá unido al otro por las cadenas del amor de Cristo. Solo el Espíritu de Dios puede realizar esta unidad. El que se santificó a sí mismo puede santificar a sus discípulos. Unidos con él, estarán unidos unos a otros en la fe más santa. Cuando luchemos para obtener esta unidad como Dios desea que lo hagamos, nos será concedida.

ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 1 – FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 1 – La Creación y la caída
Para el 6 de octubre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

(2)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*