Escuela Sabática Jóvenes | Miércoles 12 de septiembre 2018 | Sin miedo ni vergüenza

MIÉRCOLES 12 SEPTIEMBRE
SIN MIEDO NI VERGÜENZA
Cómo hacer: Rom. 1:16; Jos. 1:9.
En el libro de Hechos, Pablo no tiene miedo ni vergüenza de compartir el evangelio de Cristo con los judíos y los gentiles. Es fácil mirar el ministerio de Pablo y verlo como “otro personaje bíblico más”. Sin embargo, Pablo fue un ser humano con disposición pecaminosa como nosotros. Pero al entregarse al poder modelador de Dios, se convirtió en testigo de su Señor. De la misma forma, cualquiera que verdaderamente nace en la familia de Dios es llamado a cuidar de la parte de la viña que se la ha confiado. De manera práctica, ¿cómo podemos nosotros también responder al llamado de ser misioneros dondequiera que estemos?
Mira tu campo misionero (Hech. 23:11; Rom. 1:16; Mar. 10:45). No solo a quienes están fuera de la iglesia (amigos, colegas, compañeros, personas socialmente rechazadas), sino a quienes están en tu esfera inmediata de influencia. Mira a tu alrededor, y evalúa dónde y cómo puedes ser utilizado. Nuestro campo misionero comienza en el hogar y se extiende a todo lugar al que vayamos.
Ve (Hech. 21:11-14; Jos. 1:9). Ponte en situaciones en las que puedas desarrollar relaciones. Si estás tratando de alcanzar a alguien, júntense a comer, invítalo aun evento en tu iglesia, o simplemente siéntense para conocerse. Con alguien que esté dentro de tu esfera de influencia, haz el esfuerzo de pasar tiempo con esa persona, de ayudar en lo que se necesite y ser proactivo en demostrar que te preocupas por ella.
Comparte (Hech. 22:1-21; 1 Red. 3:15; Juan 17:17). Una vez que has desarrollado una relación, o cuando se presente la oportunidad, no temas compartir el testimonio de cómo Dios ha obrado en tu vida. Nuestro testimonio es irrefutable, y el mensaje del evangelio puede volverse más tangible y visible para otros al oír y presenciar historias de personas reales que han sido ganadas para Cristo. Nunca sabrás si alguien está abierto a las cosas espirituales hasta que le preguntes. Con oración, encamina la conversación a temas espirituales y comparte uno o dos estudios bíblicos.
Ora pidiendo sabiduría y paciencia (Hech. 23:6-9; Mat. 10:16). Aunque el mensaje del evangelio y el Espíritu Santo es lo que convence corazones, a cada persona se llega de manera diferente. Encuentra cosas en común con otros, y usa eso para tu beneficio. Todo necesita tiempo, y todo tiene un proceso. No te desanimes si las cosas no avanzan de la forma en que anticipaste. Ora pidiendo dirección y sabiduría del Espíritu Santo, haz tu trabajo fielmente y deja los resultados a Dios.
PARA PENSAR Y DEBATIR
Piensa en personas específicas a quienes puedes intentar alcanzar, y formas prácticas en que puedes hacerlo.
En tu conversación diaria con los demás, ¿cómo puedes dirigir el tema hacia cosas espirituales?
Andrew Park, East Lansing. Michigan, EE.UU.
=============================
Escuela Sabática – lección 11 – folleto Joven
Esta semana estudiaremos la lección 11 – Arresto en Jerusalén
Para el 15 de septiembre del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

(1)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*