Escuela Sabática Jóvenes | Miércoles 3 de octubre 2018 | Unidad en Cristo

MIÉRCOLES 3 OCTUBRE
UNIDAD EN CRISTO
Cómo hacer: Juan 17; Fil. 2:3; 1 Cor. 12:27; Efe. 4:2,3
Jesús tenía un plan para los cristianos: la unidad en Cristo. En Juan 17, Jesús ora antes de su crucifixión. El versículo 11 declara: “Ya no voy a estar por más tiempo en el mundo, pero ellos están todavía en el mundo, y yo vuelvo a ti. Padre santo, protégelos con el poder de tu nombre, el nombre que me diste, para que sean uno, lo mismo que nosotros”. Sí, el “ellos” que se menciona aquí se refiere a los discípulos, pero esta oración no es solamente por los discípulos. Jesús continúa su oración, diciendo: “No ruego solo por estos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos” (Juan 17:20). Jesús anhela que todos los que creen en él. sin importar de qué generación, etnia, género o edad sean, estén unidos en la fe.
Dos detalles importantes nos acercan a la unidad:
Poner a Dios y a su Palabra en el centro de la vida. Un gran obstáculo que encontramos los cristianos es la tentación que proviene de nuestros deseos pecaminosos. Cegados por nuestra codicia, tendemos a correr detrás de nuestros deseos, en vez de buscar a Dios y depender de él. Con el tiempo, nos alejamos de Dios. Nuestras prioridades pasan a enfocarse en nuestras posesiones terrenas y físicas, y perdemos la fe en Dios.
Pero ¿cómo puede esto unificar nuestros pensamientos y mentes en Dios? Para evitar eso, siempre tenemos que recordar poner a Dios y sus palabras en el centro, y permanecer dentro de la protección y la bendición de Dios. La Biblia dice: “No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos” (Fil. 2:3).
Priorizara Dios como nuestro Guía: Está escrito en la Biblia: “Ahora bien, ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo” (1 Cor. 12:27). Para funcionar adecuadamente como un cuerpo unido en Cristo, cada una de las partes debe unirse, y eso se logra al ser semejantes a él. Cuando Dios creó a la humanidad, la hizo a su imagen y semejanza. Por tanto, Dios es la guía que todos debemos seguir: “Siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz” (Efe. 4:2,3). Cuando seguimos a Dios como nuestro Guía, podemos funcionar adecuadamente, en unidad, como el cuerpo de Cristo.
PARA PENSAR Y DEBATIR
El amor es el vínculo que une un grupo de personas únicas. ¿Hay un ejemplo de esto en nuestra vida diaria, fuera del amor y la unidad que encontramos en la iglesia?
¿De qué modo intentarías, individualmente, restaurar la unidad de la iglesia si el amor que la une estuviera lleno de egoísmo y orgullo?

ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 1 – FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 1 – La Creación y la caída
Para el 6 de octubre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

(181)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

1 Comment