Escuela Sabática Jóvenes | Sábado 29 de septiembre 2018 | Unidad con un propósito

LA CREACION Y LA CAIDA
“Y [Dios] lo llevó fuera, y le dijo: Mira ahora los cielos, y cuenta las estrellas, si las puedes contar. Y le dijo: Así será tu descendencia. Y creyó a Jehová, y le fue contado por justicia” (Gén. 15:5,6, RVR)

SÁBADO 29 SEPTIEMBRE
UNIDAD CON UN PROPÓSITO
Introducción: Gén. 1:26
En el comienzo mismo de todo, Dios introdujo la mayordomía mediante el sábado, y trajo así la verdadera unidad. La Trinidad estaba unida, como vemos en la Biblia: “Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza” (Gén. 1:26). Estaban unidos al crear el mundo. En ese momento, la historia comenzó para Adán y Eva. Dios los unió en una familia. Incluso los animales fueron creados en parejas para que pudieran estar unidos dentro de la misma especie.
Ahora, todas estas cosas fueron creadas para bien. Pero ¿se puede usar la unidad también para mal? Después de la Caída, seres humanos pecadores trabajaron juntos para construir una torre muy alta, la torre de Babel, en el intento de hacerse poderosos y no ser eliminados por otro diluvio (luego del gran Diluvio enviado por Dios). Dios vio que esta unidad era muy fuerte y dijo: “Todos forman un solo pueblo y hablan un solo idioma; esto es solo el comienzo de sus obras, y todo lo que se propongan lo podrán lograr” (Gén. 11:6). Así que, bajó a la Tierra para confundir su idioma y que no pudieran continuar con la construcción de la torre Babel. Entonces, ya sea con un propósito bueno o malo, hay fuerza en la unidad.
Aunque la unidad se pueda usar para propósitos nefastos, esta lección se concentra en ejemplos de verdadera unidad, bíblica y consagrada. Después de todo, vemos que Dios, ya desde nuestros propios orígenes, creó a la humanidad con un propósito unificado. La unidad de Adán y Eva fue una ilustración de la unidad que puede encontrarse en Cristo. Jesús dijo: “Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella” (Efe. 5:25). Y así “Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo” (vers. 23). La unidad cristiana no es simplemente una sugerencia, es un imperativo fundamental para la vida cristiana.
La iglesia fue creada con un propósito. Leemos en 1 Pedro 2:9: “Ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo que pertenece a Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable”. Durante la lección de esta semana, recordemos que Dios tiene un propósito divino para la iglesia de Cristo.

ESCUELA SABÁTICA – LECCIÓN 1 – FOLLETO JOVEN
Esta semana estudiaremos la lección 1 – La Creación y la caída
Para el 6 de octubre de 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Cuarto trimestre 2018
UNIDAD EN CRISTO
Narración: Adan Vicente

(3)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*