Escuela Sabática Jóvenes | Sábado 30 de junio del 2018 | Hacer lo que predicas

“Pero, cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaría, y hasta los confines de la tierra” (Hech. 1:8).

HACER LO QUE PREDICAS
SÁBADO 30 JUNIO
Introducción – Hech. 1:1-3.
La lección de este trimestre se centra en el libro de Hechos. Simplemente, a partir del nombre podemos notar que la narrativa habla de cosas que hicieron los apóstoles luego de la resurrección y la ascensión de Jesús. Cuando leemos el libro, aprendemos cómo se comportaban los apóstoles. El verbo “hacer” implica conducta, no pensamiento, ni intenciones ni motivaciones. La palabra “hechos”, como sustantivo plural, describe los resultados de esas acciones. Entonces, el libro se concentra en hechos, no en palabras.
Para comenzar a pensar en los “hechos” como una colección de acciones, meditemos sobre un dicho popular: “Haz lo que predicas”. En otras palabras: antes de predicar, pon en práctica lo que crees. A menudo se usa este dicho cuando las personas no han estado predicando con el ejemplo, sino solo con palabras. La gente odia la hipocresía y, así, muchos quieren ver la conducta correcta, no escuchar discursos ni sermones. Los discípulos eran ejemplos vivientes de personas que hacían lo que predicaban. Ellos vivieron su fe.
Creo firmemente que las acciones son más importantes que las palabras. Cuando las personas tratan mal a otros, a la víctima no suele importarle qué motivó esa acción. En cambio, cuando las personas tratan bien a otros, no cuestionamos sus motivos, especialmente si somos quienes recibimos las buenas acciones. Solo sabemos que han realizado una buena acción y que hemos recibido una bendición. Por tanto, el mejor ejemplo de Cristo no lo da un predicador detrás de un púlpito, sino una persona que ayuda a su prójimo que ha caído; una persona que se detiene al ver un accidente de tránsito, y ayuda y consuela al herido; una persona que prepara comida para la familia que acaba de perder a un ser querido.
Al pensar en los “hechos” de los apóstoles, podemos buscar formas en que nosotros también logremos ser más intencionales en nuestra conducta. Aunque la salvación no depende de nuestras obras, lo que hacemos es importante. Con seguridad será importante para aquellos a quienes ayudamos. Todos somos llamados a caminar en las pisadas de Cristo. Ser como Jesús es comportarnos como él se comportaba; él era tolerante, per- donador y muy proactivo, aunque a menudo eso lo hacía Ir en contra de la corriente de las prácticas habituales. Oremos para entender mejor cómo “hacer lo que predicamos”.

Lecciones de Escuela Sabática para Jóvenes
Esta semana:
Lección 1: Me seréis testigos
Para el 7 de julio del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS

(1)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*