Escuela Sabática Jóvenes | Sábado 4 de agosto del 2018 | Seguimos contra la corriente

‘Pedro tomó la palabra, y dijo: ‘Ahora comprendo que en realidad para Dios no hay favoritismos, sino que en toda nación él ve con agrado a los que le temen y actúan con justicia'” (Hech. 10:34,35).

SÁBADO 4 AGOSTO
SEGUIMOS CONTRA LA CORRIENTE
Introducción – Luc. 5:19; Hech. 11:17.
Imagina que un día observas a un grupo de pescadores en el río. Los pescadores no tardan en notar a una persona arrastrada por la corriente, luchando por nadar, desesperada por una bocanada de aire. Ellos comienzan a trabajar juntos para traerla a la orilla, pero se ven abrumados al ver que hay más personas que necesitan ser rescatadas. Aunque logran salvar algunas vidas, otras se pierden. Finalmente, uno de los pescadores decide caminar río arriba para ver por qué motivo las personas están cayendo al río. Cuando el pescador llega arriba, ve que cuando las personas vienen al río a admirar la vista, caen porque no hay ninguna barrera. El pescador decide que la mejor solución es construir una barrera para evitar que las personas caigan. Esta parábola de salud pública que he oído tantas veces en mis clases enfatiza el impacto que las medidas preventivas pueden tener sobre la salud y el bienestar de las personas.
Los pescadores en esta parábola me recuerdan a los discípulos que aceptaron el llamado del Espíritu Santo. Imagino que las “aguas” en las que entraron los discípulos cuando llevaron el evangelio al mundo no siempre estuvieron tranquilas. La violencia de Herodes hacia la Iglesia fue clara: “A Jacobo, hermano de Juan, lo mandó matar a espada. Al ver que esto agradaba a los judíos, procedió a prender también a Pedro” (Hech. 12:2,3). A pesar de todo eso, ellos continuaron avanzando bajo la dirección del Espíritu Santo.
El pescador de esta parábola que caminó río arriba me recuerda a los hombres que buscaron llevar al hombre paralizado a Jesús (Luc. 5:18,19). A semejanza del pescador que caminó río arriba, puedo imaginar a los hombres intercambiando ideas sobre cómo llevar a su amigo ante Jesús. Como el pescador en la parábola, decidieron Ir “río arriba”.
¿Qué podemos aprender de esta parábola y del ministerio de los discípulos? Puedes descubrir que te sientes identificado con el pescador que caminó río arriba, o con los hombres que tenían mucha fe y subieron al techo de la casa. Quizá te sientas como la persona que está en el río necesitada de rescate, o como el paralítico que necesitaba sanidad. A pesar de nuestras diferencias y de dónde estemos en la vida, el Espíritu Santo está trabajando; sanando y bendiciéndonos con dones y testimonios para compartir. Como dijo Pedro: “Si Dios les ha dado a ellos el mismo don que a nosotros al creer en el Señor Jesucristo, ¿quién soy yo para pretender estorbar a Dios?” (Hech. 11:17).
Michelle Gordon, Filadelfia, Pensilvania. EE UU.
=============================
ESCUELA SABÁTICA LECCIÓN JÓVENES
Esta semana estudiaremos la lección 6 – El ministerio de Pedro
Para el 11 de agosto del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

(1)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*