Escuela Sabática Jóvenes | Sábado 8 de septiembre 2018 | Héroes

“A la noche siguiente el Señor se apareció a Pablo, y le dijo: ‘¡Ánimo! Así como has dado testimonio de mí en Jerusalén, es necesario que lo des también en Roma’ ” (Hech. 23:11).

SÁBADO 8 SEPTIEMBRE
HÉROES
Introducción: 2 Tim. 3:12.
Pablo escribió, en su carta a Timoteo: “Así mismo serán perseguidos todos los que quieran llevar una vida piadosa en Cristo Jesús” (2 Tim. 3:12). Si el Espíritu inspiró a Pablo a escribir esto a un joven adventista de la iglesia primitiva, ¿cuánto más relevantes son esas palabras para los jóvenes adventistas que viven cuando la iglesia está cumpliendo su delegación terrenal final?
¿Sentirán todos los cristianos la ansiedad que yo siento, cuando se habla sobre la persecución? Mi mente comienza a llenarse de preguntas: ¿Estaré lista? ¿Tengo lo necesario para sobrellevar eso? ¿Soy lo suficientemente valiente para ir a la cárcel, o aun más, para morir por mi fe? Entonces el Espíritu Santo me recuerda suavemente: “Dios puede hacer que toda gracia abunde para ustedes, de manera que siempre, en toda circunstancia, tengan todo lo necesario, y toda buena obra abunde en ustedes” (2 Cor. 9:8).
En Antioquía, hubo un obispo llamado Ignacio, que era despreciado por su fe y perseguido por practicarla. Fue capturado y enviado a Roma, donde sería juzgado y asesinado por profesar fe en Jesús. Negándose a desanimarse, Ignacio usó su viaje como lo hizo Pablo, ministrando a los soldados que lo escoltaban. Se dice que sostuvo sus cadenas para que a sus captores les fuera más fácil ponérselas. Animó a las iglesias en todas las ciudades del camino, ¡hasta predicándoles la Palabra de Dios! En medio de persecución y viajando hacia su muerte, no podía dejar de ser una bendición para otros.
Él escribió a la Iglesia en Roma: “No me importa nada, visible ni invisible, para que pueda ganar tan solo a Cristo. Que vengan sobre mí el fuego y la cruz, las bestias salvajes, los huesos quebrantados, extremidades desgarradas y el cuerpo entero molido, y toda la malicia del diablo; que así sea, ¡solamente que pueda ganar a Jesucristo!”
Al recibir cada día la gracia de Dios, quienes vivieron antes que nosotros pudieron permanecer con valentía en medio de persecuciones terribles, mirando audazmente más allá de su vida terrenal, para ver un futuro celestial más brillante. Así será para nosotros. No necesitamos temer lo que nos sobrevendrá, porque nada puede separarnos del amor de Cristo, mientras vivamos con él y por él, y él obre en nosotros y a través de nosotros. Incluso en los momentos más oscuros, “somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Rom. 8:37). Entonces será revelado ese verdadero heroísmo que siempre ha distinguido a los hijos de Dios. ¿Serás contado entre sus hijos?
Stephanie Akenberger, Traverse City, Michigan, EEUU.
=============================
Escuela Sabática – lección 11 – folleto Joven
Esta semana estudiaremos la lección 11 – Arresto en Jerusalén
Para el 15 de septiembre del 2018
Lecciones de Escuela Sabática – Tercer trimestre 2018
EL LIBRO DE HECHOS
Narración: Adan Vicente

(0)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*