Escuela Sabática | Viernes 26 de Mayo del 2017 | Para Estudiar y Meditar

Para Estudiar y Meditar:
Como vimos, Pedro sabía que pronto había de morir. Y sabía, desde hacía mucho tiempo, de qué manera había de morir. Eso es porque Jesús mismo le había dicho: “De cierto, de cierto te digo: Cuando eras más joven, te ceñías, e ibas a donde querías; mas cuando ya seas viejo, extenderás tus manos, y te ceñirá otro, y te llevará a donde no quieras” (Juan 21:18).

¿Cómo fue su final?

“A Pedro, por ser judío y extranjero, le condenaron a recibir azotes y a ser crucificado después. En perspectivas de esa espantosa muerte, el apóstol recordó su gravísimo pecado de negar a Jesús en la hora de su prueba. Aunque una vez se había mostrado tan poco dispuesto a reconocer la cruz, tenía ahora por gozo dar su vida por el Evangelio, sintiendo tan sólo que fuese demasiada honra para él morir como había muerto el Señor a quien había negado. Pedro se había arrepentido sinceramente de su pecado, y Cristo le había perdonado, según lo comprueba el altísimo encargo de apacentar a las ovejas y corderos del rebaño. Pero Pedro no podía perdonarse a sí mismo. Ni aun el pensamiento de las agonías de la muerte que le aguardaba era capaz de mitigar la amargura de su aflicción y arrepentimiento. Como último favor, suplicó a sus verdugos que lo crucificaran cabeza abajo. La súplica fue otorgada, y de esa manera murió el gran apóstol Pedro” (HAp 429). Y aun con este futuro por delante, la preocupación de Pedro era por el bienestar espiritual del rebaño.

Preguntas para Dialogar:

A la luz de todo lo que ha escrito Pedro, y los demás escritores de la Biblia también, acerca de la necesidad de los cristianos de vivir vidas piadosas, ¿por qué tantos de nosotros fallamos en “ser quienes somos” en Jesús?
En clase, repasen la lista presentada en 2 Pedro 1:5 al 7. Hablen acerca de cada ítem y pregúntense: ¿Cómo podemos manifestar mejor estas virtudes nosotros mismos, y cómo podemos ayudar a otros que anhelan hacer lo mismo?
Considerando lo que sabemos acerca de Pedro, tal como se revela en los Evangelios, lo que escribe en sus epístolas muestra poderosamente la gran obra que Cristo hizo en él, aun a pesar de sus fracasos anteriores. ¿Qué esperanza y consuelo podemos tomar para nosotros mismos de su ejemplo?
En 2 Pedro 1:12, Pedro escribió acerca de “la verdad presente”. ¿Qué era “verdad presente” en la época de Pedro, y qué es “verdad presente” en la nuestra?
Alguien escribió: “Tan ciertamente como los muertos están más allá de la muerte, la muerte es lo que llevan consigo los vivos”. ¿De qué manera deberíamos nosotros, como cristianos, “llevar” la muerte?

==================
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA

I TRIMESTRE DEL 2017
Narrado por: Daniel Herrera
Desde: Guatemala
===================
|| www.drministries.org ||
===================

(271)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*