Cuando nací, el cordón umbilical estaba fuertemente enrollado en mi cuello y me estaba ahorcando. Afortunadamente, fui liberado a tiempo para realizar mi primera respiración. Cuando tenía tres años, mis padres se divorciaron y nunca más volví a ver a mi padre. La vida se tornó muy difícil para mi madre y para mí, y ella a menudo consideró quitarse la vida, pero Calle en Ucrania le preocupaba quién se encargaría de mí.

(202)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*