Jueves 11 de mayo 2017 | Como león rugiente | Una Pausa en el Camino | Escuela Sabática

COMO LEÓN RUGIENTE

Como ya hemos visto, Pedro escribió en contra de la apostasía por persecución. La temática del Gran Conflicto no era solamente teología abstracta para sus lectores; estaban experimentándola de un modo que muchos de nosotros no lo hemos hecho, por lo menos por ahora.

Lee 1 Pedro 5:8 al 10; y Apocalipsis 12:7 al 9. ¿Qué nos enseñan estos textos acerca del origen del mal y la obra de Satanás en nuestro mundo?

El libro de Apocalipsis revela que los cristianos juegan un papel en la batalla cósmica entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal. En Apocalipsis, las fuerzas del bien son lideradas por Jesús, que es el Verbo de Dios, el Rey de reyes y el Señor de Señores (Apoc. 19:13, 16). Las fuerzas del mal son lideradas por el diablo, también llamado Satanás y representado como un dragón (Apoc. 12:7-9; 20:7, 8). Aunque los medios populares, e incluso algunos cristianos, niegan la realidad de Satanás, el hecho es que el diablo es un ser poderoso que tiene solamente intenciones malvadas para nosotros. Sin embargo, las buenas nuevas son que el diablo será destruido al final (Apoc. 20:9, 10).

Pedro no subestima el peligro que representa el diablo. El diablo es como un león rugiente que está buscando devorar a todos los que pueda (1 Ped. 5:8). Pedro también señala que sus lectores pueden ver el poder del diablo en sus propios sufrimientos. Sin embargo, este sufrimiento terminará en gloria eterna (1 Ped. 5:10).

Lee 1 Pedro 5:10 una vez más. ¿Qué nos está diciendo allí Pedro?

Aunque no conocemos la naturaleza exacta de sus tribulaciones, lo que podemos ver es la esperanza que Pedro expresa. Sí, el diablo es real. La batalla es real, y nuestros sufrimientos son reales. Pero el “Dios de toda gracia” ha vencido al diablo. Así que, sea cual sea nuestro sufrimiento, si permanecemos fieles, aun hasta la muerte (ver Heb. 11:13-16), la victoria está asegurada, gracias a Jesús.

 ¿Cómo podemos aprender a aterrarnos por fe, permanecer hasta el fin, sin importar lo que tengamos que enfrentar?

(151)

Comments

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*