Jueves 13 de noviembre | Devoción Matutina para Menores 2014 | Un motivo para cantar

«Dichosos ustedes, cuando la gente los insulte y los maltrate, y cuando por causa mía los ataquen con toda clase de mentiras. Alégrense, estén contentos, porque van a recibir un gran premio en el cielo» (Mateo 5: 11, 12).

Sería bueno que cada vez que alguien te insultara o dijera mentiras de ti, luego pidiera disculpas públicamente como hizo Teresa. Pero tú y yo sabemos que eso rara vez sucede. La mayoría de las veces nos toca vivir con el dolor o perdonar. Y no es nada fácil perdonar.
A principios del siglo XX, cuando Japón invadió Corea, los cristianos coreanos fueron duramente perseguidos. Un pastor pidió permiso para dar el último culto en su iglesia, y la policía japonesa se lo concedió. Ese día, familias coreanas entraron a la iglesia para alabar a Dios pero, durante una de las estrofas del himno «En la cruz», los soldados japoneses clausuraron todas las salidas y prendieron fuego al edificio. Afuera de la iglesia muchos escuchaban, impotentes, cómo la música se entremezclaba con el llanto de los niños y se iba ahogando con el rugido de las llamas. El odio siguió ardiendo durante mucho tiempo en los corazones de los coreanos. Cuando los japoneses fueron vencidos y abandonaron Corea, tanto cristianos como no cristianos los seguían odiando.
En 1971 un grupo de turistas japoneses que viajaban por Corea, visitaron por casualidad el monumento que los coreanos habían edificado en el sitio donde había estado la iglesia incendiada. Cuando leyeron los nombres de las personas que habían muerto y conocieron la historia del incendio, sintieron vergüenza. Volvieron a Japón y se comprometieron a tratar de subsanar el hecho, recolectando millones de yenes para construir una nueva iglesia en el lugar de la tragedia.
Construyeron la iglesia, y Japón envió una delegación para el servicio de dedicación. Se pronunciaron discursos, se honró a los muertos, pero el odio que se había enraizado durante décadas aún se podía sentir. Sin embargo, sucedió algo extraordinario al final del culto, cuando el grupo comenzó a cantar el último himno, «En la cruz». Todos los presentes vertieron lágrimas. Hermanos y hermanas en Cristo se dirigieron a sus parientes espirituales pidiendo perdón. En el momento en que se ofreció y fue aceptado el perdón, el himno parecía sonar más dulce aún.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
===============================================
DEVOCIÓN MATUTINA ADVENTISTA
VISITENOS EN:
www.DevocionMatutina.com
DALE “ME GUSTA” Y “COMPARTIR” EN FACEBOOK:
www.facebook.com/DevocionMatutina.1
GRUPO DEVOCIÓN MATUTINA EN FACEBOOK:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
EN YOUTUBE: www.youtube.com/jespadillchannel
Sitios sugeridos:
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Escuela Sabática: www.EscuelaSabatica.es
Remanente Adventista: www.RemanenteAdventista.com
Mensaje Pro Salud: www.mensajeprosalud.com
===============================================

(320)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*