FOLLETO NOTAS DE ELENA - TERCER TRIMESTRE 2013Jueves 15 de agosto: Alcanzar la unidad

Puesto que los hijos de Dios son uno en Cristo, ¿cómo considera Jesús las castas, las distinciones sociales, el apartamiento del hombre de sus prójimos, debido al color, la raza, la posición, la riqueza, la cuna, o las prendas personales? El secreto de la unidad se halla en la igualdad de los creyentes en Cristo. La razón de toda división, discordia y diferencia se halla en la separación de Cristo. Cristo es el centro hacia el cual todos debieran ser atraídos, pues mientras más nos acercamos al centro, más estrechamente nos uniremos en sentimientos, simpatía, amor, crecimiento en el carácter e imagen de Jesús. En Dios no hay acepción de personas (Mensajes selectos, t. 1, p. 304).

Avanzad juntos, es el mandato que oigo del Capitán de nuestra salvación. Avanzad juntos. Cuando hay unidad, hay fuerza. Todos los que están del lado del Señor avanzarán juntos.

Hay necesidad de perfecta unidad y amor entre los creyentes en la verdad, y todo lo que conduzca a la disensión es del diablo. El Señor se propone que su pueblo sea uno con él, como las ramas son una con la vid. Entonces serán uno el uno con el otro (Mensajes selectos, t. 3, p. 402).

Nuestra gran necesidad es la unidad; una perfecta unidad en la obra de Dios. Estamos cerca del fin de la historia de esta tierra, y Dios nos llama a elevar el estandarte con la inscripción: “Aquí están los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Él nos llama a trabajar en armonía, los médicos con los ministros y los ministros con los médicos. Le pide a la iglesia que avance la obra de reforma en su territorio, y que permita que los obreros entrenados y experimentados lo hagan en nuevos campos  de labor. No deben existir palabras que desanimen a nadie, pues eso entristece el corazón de Cristo y agrada al adversario.

Todos necesitan ser bautizados del Espíritu para refrenarse de la crítica, y necesitan acercarse a Cristo para apreciar las pesadas responsabilidades de los que trabajan para él. “Avanzad juntos, avanzad juntos” son las palabras de nuestro divino Instructor. La unión hace la fuerza; la división trae debilidad y derrota (Pacific Union Recorder, 13 de febrero de 1902).

(283)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*