Jueves 16 de enero – Devoción Matutina para Menores 2014 — Un buen día para soñar

«Avanzo hasta llegar al final de la carrera para recibir el premio celestial al cual Dios nos llama por medio de Cristo Jesús» (Filipenses 3: 14, NTV).

«¡Voy a participar en el maratón de Nueva York!», declaró Linda. «Por favor, Linda, sé realista», le respondió su amiga. Para una persona promedio, correr cuarenta y dos kilómetros es apenas un sueño, pero para Linda era un sueño imposible. Linda no podía caminar sin muletas, ¡mucho menos correr un maratón!
Elena, una niña ciega y sorda, también quería lograr lo imposible. Quería ir a la escuela.
Martin también se atrevió a soñar con un mundo libre de prejuicios; un sueño imposible para alguien de raza negra. Al igual que Linda y Helen, Martin fue más allá de sus sueños, e intentó hacerlos realidad.
Años después, los éxitos de estos tres soñadores hicieron historia. Linda Downs «corrió» en el maratón de Nueva York de 1982. Su tiempo: once horas. Impresionante, para haber sido la primera persona en correr cuarenta y dos kilómetros con muletas. Al cruzar la meta, Linda demostró que cuando nos atrevemos a soñar más allá de nuestras aparentes limitaciones, podemos derribar cualquier barrera, física o mental.
¿Y la mujer sorda y ciega? Helen Keller se graduó en la universidad, y recibió el aplauso de presidentes, primeros ministros y reyes. Sus escritos y discursos han inspirado a miles de discapacitados, y también a quienes no lo son, a romper las cadenas físicas y mentales que los atan, y atreverse a intentar lo imposible.
Aunque Martin Luther King no vivió para ver su sueño hecho realidad, logró abrirles los ojos a millones de personas. Ayudó a que en Estados Unidos se mirara a los ciudadanos de una manera hermosa, viva y colorida, en vez de solo en blanco y negro.
Linda, Helen y Martin tuvieron tres sueños «imposibles» y los hicieron realidad. ¿Cuáles son tus sueños? Anótalos en un papel hasta que ya no tengas más espacio para escribir o hasta que ya no tengas más sueños que anotar. Después escribe las cosas que debes hacer para que se hagan realidad.
Cuéntale a Dios tus sueños y pídele que te ayude a escoger sueños que se ajusten a los planes que él tiene para ti. ¡Ahora viene lo más divertido!
Haz algo hoy que te ayude a alcanzar uno de los sueños de tu lista. Así comenzarás a convertir tu sueño en una realidad.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2014
EN LA CIMA
Por: Kay D. Rizzo
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
__________________________________________________

(718)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*