Jueves 16 de marzo 2017 | Devoción Matutina para Menores 2017 | Tres en uno


“Vayan, pues, a las gentes […] y bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mac. 28:19,20).

¿Has visto cómo hierve el agua? Se le ven burbujicas, ¿cierto? Mucha gente cree que cuando el agua hierve deja de ser agua, pero no es así; lo que sucede es que pasa de estado líquido a gaseoso, pero continúa siendo agua. El agua puede presentarse en tres estados: sólido, cuando está congelada (hielo); líquido, que es como la bebemos o la usamos para bañarnos; y gaseoso, que es el vapor que sale cuando la hervimos. Cuando es sometida a temperaturas extremas, el agua no se mantiene líquida. Si recibe mucho frío, se solidifica; pero todavía es agua. Si recibe mucho calor, entra en ebullición y le salen burbujitas, entonces se convierte en vapor; pero aún es agua. Parece difícil de entender. ¿Cómo es posible que se vea de tres maneras tan diferentes y que continúe siendo la misma agua? Qué misterio, ¿verdad?

Lo mismo sucede con el misterio de la Trinidad. Dios es tres personas distintas: Dios el Padre, Dios el Hijo, y Dios el Espíritu Santo. Es un solo Dios, pero tiene tres formas diferentes y realizan obras distintas. Es un misterio maravilloso. Cómo nos sorprende Dios con las cosas que hace, ¿verdad?

Esto es lo que declaran las Creencias 2,3 y 4 de las Creencias Fundamentales de la Iglesia Adventista (léelo atentamente, para que nunca lo olvides):

“Creo que el Dios que me ama son tres personas en una: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Cada uno me enseña a vivir una vida mejor y con un significado más pleno. Dios el Padre nos mantiene con vida; es bondadoso y perdonador, y jamás me abandonará. Dios el Hijo, Jesús, creó este mundo y todo lo que hay en él. Hace dos mil años vino como un niño, vivió una vida sin pecado y murió en una cruz para que algún día yo pueda vivir para siempre con él en el cielo. Dios el Espíritu Santo me habla mediante esa suave y tranquila vocecita que escucho en los momentos en que siento temor, tristeza o soledad. Él me dice que no me preocupe, porque todo saldrá bien. También intenta enseñarme la diferencia entre el bien y el mal, haciendo que me sienta culpable cuando cometo algún pecado; y gozoso cuando decido obedecer la Ley de amor de Dios”.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2017

¡SALTA!                   

Patricia Navarro

Lecturas Devocionales para niños 2017

http://devocionmatutina.com

========================

En Facebook: https://www.facebook.com/DevocionMatutina.Online

Grupo: https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(141)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*