folleto segundoJueves 16 de mayo

EN LO PROFUNDO DEL MAR

El libro de Miqueas comienza con una descripción de juicios, pero termina con palabras de esperanza. Hay personas que tratan de explicar o negar la realidad de los juicios de Dios. Hacerlo es caer en la trampa en que cayeron los contemporáneos de Miqueas, quienes creían que Dios nunca enviaría juicios sobre la nación escogida.

La justicia de Dios es el otro lado de su amor y su interés. La buena noticia presentada por Miqueas es que el castigo nunca es la última palabra de Dios. Las acciones de Dios en la Escritura, en forma consistente, van del juicio al perdón, del castigo a la gracia y del sufrimiento a la esperanza.

Lee Miqueas 7:18 al 20. ¿De qué modo se revela el evangelio en estos versículos? ¿Qué esperanza se ve aquí para todos nosotros? ¿Por qué la necesitamos desesperadamente?

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

Los versículos finales de Miqueas presentan su alabanza llena de esperanza. La pregunta “¿Qué Dios como tú…?” concuerda con el nombre de Miqueas, que significa “¿Quién es como Dios?” Sirve como un recordativo de la singularidad de Dios y afirma la verdad de que no hay otro como él. ¿Cómo podría haberlo? Después de todo, solo él es el Creador. Todo lo demás es creado. Pero, más importante aún, nuestro Creador es un Dios de gracia, de perdón, un Dios que fue a extremos inimaginables para salvarnos de la destrucción que es, con jus­ticia, nuestra. Él lo haría por la nación hebrea, y lo hará también por nosotros.

Es posible que hoy estemos rodeados por circunstancias difíciles y expe­riencias dolorosas que nos dejan preguntándonos por qué Dios permite que suceda todo esto. Algunas veces es muy difícil encontrar sentido en las cosas. En esos momentos, nuestra esperanza solo descansa en Dios, quien promete arrojar nuestros pecados a la profundidad del mar. Hay esperanza para el futuro al recordar lo que Dios hizo en el pasado.

Obsérvate sinceramente. ¿Por qué tu única esperanza se encuentra en la prome­sa de que Dios arrojará tus pecados “en lo profundo del mar”?

(327)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*