Jueves 18 de agosto 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | Derribando árboles inútiles


Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego. Mateo 3:10.

Muchos de los líderes religiosos de Israel vinieron a Juan pidiendo el bautismo. Pero algunos de estos no sentían sinceramente la necesidad de Dios en sus vidas; pensaban que eran superiores a otras personas. En secreto, esperaban ganar la amistad de Juan, de manera que pudieran obtener algún favor ante el Mesías venidero. También pensaban que si eran bautizados por el joven profeta popular, el pueblo los admiraría más.
El Espíritu Santo le permitió saber a Juan qué dirigentes no eran sinceros, de manera que pudo exponerlos como los hipócritas que eran. ¡Los llamaba serpientes venenosas frente a todos!
“Ustedes, generación de víboras, ¿quién les ha dicho que podrán huir del castigo venidero?” Luego, con palabras ardientes, se volvía hacia ellos y les decía; “Vayan, y muestren por sus actos y su manera de vivir que realmente han tenido un cambio en sus corazones y que se han arrepentido”.
Eran una maldición mortal para el pueblo, y no eran líderes verdaderos en absoluto. Eran como árboles frutales que no fructificaban, y era necesario que se los cortara y quemara. “No por su nombre, sino por sus frutos, se determina el valor de un árbol. Si el fruto no tiene valor, el nombre no puede salvar al árbol de la destrucción. Juan declaró a los judíos que su situación delante de Dios había de ser decidida por su carácter y su vida. La profesión era inútil. Si su vida y su carácter no estaban en armonía con la Ley de Dios, no eran su pueblo” (El Deseado de todas las gentes, p. 82).
Mientras Juan continuaba predicando, muchos se convencían de sus pecados y preguntaban:
“¿Qué deberíamos hacer?”
Juan les decía claramente que si en verdad querían ser parte del Reino de Dios, tendrían que estar dispuestos a dejarse guiar por el Espíritu Santo. Esto significaba que tenían que escuchar su “silbo apacible y delicado”, que siempre nos aleja del egoísmo.
“El que tiene dos túnicas debería dar una de ellas a alguien que no tenga ninguna”, Juan les indicaba. Con el poder del Espíritu Santo en sus vidas, entonces estarían listos para recibir al Mesías cuando viniera.
Hoy, estamos esperando que Jesús vuelva por segunda vez. Y también podemos estar listos solo mediante el Espíritu de Dios en nuestro corazón.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:
http://videosadventistas.com/
http://espacioadventista.org/
========================

(38)

Comments

Comentarios

Category:

Matutinas, Menores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*