Jueves 21 de abril 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | El día más largo

Y no hubo día como aquel, ni antes ni después de él, habiendo atendido Jehová a la voz de un hombre; porque Jehová peleaba por Israel. Josué 10:14.

Cuando los reyes de Canaán oyeron que los gabaonitas se habían sometido a Israel y se habían comprometido en un tratado de paz, se enojaron terriblemente. Juntando a todos sus ejércitos, cinco de los reyes de los cananeos se movieron rápidamente contra Gabaón para vengarse. Como no estaban preparados para ninguna guerra, los gabaonitas enviaron un mensajero que corriera hacia el campamento de los israelitas en Gilgal, con una comunicación urgente: “No niegues ayuda a tus siervos; sube prontamente a nosotros para defendernos y ayudarnos” (Josué 10:6).
El pueblo de Gabaón sentía que Josué podría no ir en su ayuda porque habían engañado a los israelitas con respecto al tratado, pero no necesitaban preocuparse por eso: “En vista de que se habían sometido al dominio de Israel, y habían aceptado adorar a Dios, Josué se sintió obligado a protegerlos” (Patriarcas y profetas, p. 542).
Josué hizo marchar al ejército toda la noche. Los cinco reyes y sus soldados justo estaban comenzando a rodear la ciudad de Gabaón cuando, de pronto, miraron a sus espaldas y vieron a los israelitas corriendo sobre ellos. El enemigo huyó bajando la pendiente escabrosa. Pero Dios hizo llover grandes piedras de granizo para frenarlos. El sol estaba alto por encima de ellos, y en dirección al oeste, sobre el valle de Ajalón, se podía ver el débil contorno de la luna. Si Josué no eliminaba al enemigo ahora, antes de que oscureciera, se esconderían en las montañas, se reagruparían y regresarían otra vez. Dios había prometido vencer a estos reyes, pero Josué necesitaba más tiempo para perseguirlos. Mientras estaba parado allí, en la cumbre de la montaña, su voz resonó clara: “Sol, detente en Gabaón; y tú, luna, en el valle de Ajalón” (vers. 12).
Y, milagrosamente, la luz del día continuó por mucho más tiempo de lo usual.
Cuando al final el sol se ocultó, los cinco reyes y sus ejércitos estaban eliminados.
Verdaderamente, habla sido el día más largo.
Josué no pidió este milagro por su cuenta. El Espíritu de Dios lo había inspirado a hablar así. El secreto de su éxito fue combinar sus esfuerzos con los de Dios.
Si queremos buenos resultados, debemos orar como Josué oró, y veremos el mismo tipo de poder. Dios no ha cambiado.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016
¡GENIAL!
Dios tiene un plan para ti
Por: Jan S. Doward
Lecturas devocionales para niños 2016

Home


Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD
========================
Visita también:

Inicio


http://espacioadventista.org/
========================

(130)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*