Jueves 21 de julio 2016 | Devoción Matutina para Menores 2016 | Leones hambrientos tranquilizados 


Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones. Daniel 6:22.

¿Te gustaría pasar una noche entera en un foso oscuro, húmedo, sucio y oloroso, con un grupo de leones hambrientos? ¿No? Bueno, Daniel estuvo allí abajo, con ellos. ¡Y terminó siendo una habitación que nunca olvidaría!

Todo comenzó por causa de los celos. Al nuevo rey, Darío el Medo, le agradaba tanto Daniel que lo hizo el primero de tres presidentes, que estaban sobre 120 príncipes. Y una vez que Daniel recibió tal ascenso, los otros oficiales gobernantes comenzaron a envidiarlo. Decidieron sacar a Daniel del camino. Lo espiaron, lo acecharon; lo probaron todo, pero ninguno de ellos pudo encontrar siquiera una pizca de evidencia en contra de Daniel, como para echarlo. Era ciento por ciento leal al rey, se llevaba bien con todos sus compañeros y cada proyecto que completaba era exitoso.

Así que, estos hombres malos maquinaron, hasta que consiguieron una idea astuta: podrían ser capaces de hacerlo ver mal a causa de su religión. Fueron al trote hasta donde se encontraba Darío, y lo halagaron hasta que firmó una nueva ley, que requería que todos oraran únicamente al rey durante diez días.

Los enemigos de Daniel comenzaron a observarlo. En la oficina, en el mercado, aun en los baños públicos, había un agente secreto cerca, vigilando. Daniel conocía la nueva ley y sabía que lo estaban siguiendo: pero, no cambió ni una sola cosa de su rutina diaria. Tal como siempre lo había hecho, se arrodilló en su habitación, miró hacia Jerusalén. donde solía estar el Templo, y oró a su Dios. Aunque normalmente respetaba las leyes del reino, respetaba aún más a Dios y disfrutaba demasiado de su amistad, como para deshonrarlo.

Cuando los hombres llegaron corriendo al rey con su informe de la desobediencia de Daniel, Darío se dio cuenta de que había sido engañado. Intentó desesperadamente cambiar la ley, pero estos jerarcas, con engreimiento, recordaban al rey que no había manera de cambiar la ley de los medos y los persas. Así que, Daniel pasó la noche en el foso de los leones.

A la mañana siguiente, Darío, que no había pegado un ojo, se acercó a la entrada del foso y llamó a Daniel, para ver si todavía estaba vivo. ¿Habría sido su Dios capaz de liberarlo?

Darío estaba tan contento de oír la voz de Daniel y tan enojado con los líderes malvados que los arrojó a todos a los leones, quienes ya no estaban bajo los efectos tranquilizadores de Dios, ¡y estaban más hambrientos! Una vez más, el nombre de Dios fue glorificado, como debe ser.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA MENORES 2016

¡GENIAL!

Dios tiene un plan para ti

Por: Jan S. Doward

Lecturas devocionales para niños 2016

http://devocionmatutina.com

Facebook:

https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

========================

Visita también:

http://videosadventistas.com/

http://espacioadventista.org/

========================

(52)

Comments

Comentarios

Category:

Matutinas, Menores

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*