Ustedes, como hijos amados de Dios, procuren ser como él. Efesios 5:1.

En una familia donde hay hermanos, uno no quiere ser imitado por el otro, a menos que ellos estén jugando al espejo. Si no estuvieran jugando, esa actitud puede causar alguna pelea.
Nosotros imitamos a alguien cuando queremos ser parecidos a él, ¿no es cierto? ¿A quien has imitado tú? ¿A tus padres,
a alguien famoso, al más anciano de la familia? ¿Has imitado a Jesús? Si no sabes cómo imitar a Jesús, solamente debes pensar así: “¿Haría Jesús esto si estuviera ahora en mi lugar?”. Las historias que están en la Biblia
también pueden darte pistas de cómo imitar a Jesús cada día.

Hablemos con Dios
Querido Señor, quiero ser más y más parecido a Jesús. Muéstrame como hacerlo. ¡Amén!

(296)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*