Jueves 24 de septiembre 2015 | Devoción Matutina para Jóvenes 2015 | Autoestima

Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de si que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura. Romanos 12:3.

Una de las perturbaciones que muchos tienen, en su relación con otros y con la vida misma, es la baja autoestima. Hay quienes sienten que son poca cosa, que no valen nada, que no son suficientemente inteligentes, capaces, buenos, bellos o atractivos. Creen que no merecen o no pueden ser amados por otros, ser felices, tener una buena pareja, un buen empleo o destacarse en la sociedad. Incluso, desde el punto de vista religioso, sienten que Dios no puede amarlos, aceptarlos, aprobarlos y tener un plan especial para su vida.
Hay diversos factores que producen este fenómeno, pero generalmente tiene que ver con la forma en que los seres significativos nos trataron. La autoestima tiene que ver con el concepto que tenemos de nosotros mismos, pero también, sobre todo en los años tempranos de nuestra formación psicológica, con la forma en que otros nos percibieron (y lo demostraron), con la imagen de nosotros que nos reflejaron.
Padres perfeccionistas pudieron haber hecho sentir al niño que su valor ante ellos dependía de su apariencia, de sus logros académicos, deportivos o de otra índole, y generalmente su concepto de su hijo va acompañado con actitudes o incluso expresiones orales que transmitieron el siguiente mensaje: “Eres feo”; “No sirves para nada”.
Un niño que no ha recibido afecto, besos, abrazos, que aun cuando no haya sido censurado de la manera que describimos en el párrafo anterior haya carecido de suficiente nutrición afectiva, emocional, o sus padres o tutores hayan sido indiferentes a sus necesidades, le transmiten, de manera no verbal, el mensaje: “Tú no eres importante para nosotros. No eres suficientemente valioso como para que nos preocupemos por ti”.
El pensar de sí con cordura requiere una mirada lo más objetiva y consciente posible de quiénes somos, cuáles son nuestras capacidades y limitaciones reales, y nuestras virtudes y defectos reales, y con cuántas bendiciones Dios nos ha llenado la vida, y no los que un guión inconsciente, producido por las experiencias nocivas infantiles, nos dicta.

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2015
EL TESORO ESCONDIDO
Un encuentro con Dios en tu juventud
Por: Pablo M. Claverie
Lecturas devocionales para jóvenes 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASDv

(225)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*