Jueves 26 de diciembre – Devoción Matutina para Adultos 2013 – Una resolución

No te dejaré, si no me bendices. Génesis 32:26.

Se requiere un trabajo ferviente para que tengamos la fuerza de Dios para resistir al enemigo cuando este venga como una inundación. Debemos agonizar para someter el yo; porque la relajación del individuo y la indulgencia propia son los pecados más engañosos, que embotan la conciencia y ciegan el entendimiento… Necesitamos el deseo ferviente de la viuda inoportuna y la mujer sirofenicia; una determinación que no será rehusada.
Muchos, muchísimos, están cometiendo un error fatal al desatender esta lección de la providencia de Dios. Solo a través del conflicto pueden asegurarse la paz y el descanso. Las potencias de la luz y las tinieblas están en orden de batalla, y debemos participar en la lucha como individuos. Jacob luchó toda la noche con Dios antes de ganar la victoria. Cuando luchó con Dios en oración, sintió una mano fuerte sobre él, y pensando que era la mano de un enemigo, empleó toda su fuerza para resistirlo. Luchó durante varias horas, pero no ganó ventaja alguna sobre su Oponente; y no se atrevía a relajar sus esfuerzos por un solo instante, para evitar ser vencido y perder la vida…. Entonces el Extraño dio fin al conflicto. Tocó el muslo de Jacob, y la fuerza del luchador quedó paralizada.
En ese momento es que Jacob aprendió quién era, en realidad su Oponente y, tullido y lloroso, aferrándose de su cuello, rogó por su vida.
El Ángel pudo haberse soltado fácilmente del agarre de Jacob, pero no lo hizo. “Déjame -le pidió—, porque raya el alba”. Pero la respuesta de un Jacob sufriente pero firme fue: “No te dejaré, si no me bendices” (Gén. 32:26). Las lágrimas y las oraciones del suplicante le ganaron lo que había intentado en vano obtener por medio de la lucha. “¿Cuál es tu nombre?” le preguntó el ángel. “Y él respondió: Jacob. Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido… Y lo bendijo allí” (vers. 27-29)…
Se requiere resolución, negación propia y un esfuerzo consagrado para la obra de la preparación… Solo podemos vencer y ganar el Reino del cielo por un esfuerzo ferviente y determinado, y fe en los méritos de Cristo. Nuestra oportunidad para obrar es corta. Cristo está presto para venir por segunda vez —Youth’s Instructor, 24 de mayo de 1900.

MEDITACIONES MATINALES PARA ADULTOS 2013
DESDE EL CORAZÓN
Por: Elena G. de White
__________________________________________________
Visite nuestra web: www.DevocionMatutina.com
Espacio Adventista: www.EspacioAdventista.org
Devoción Matutina en video:
Youtube: www.youtube.com/jespadillchannel
Devoción Matutina en audio:
Soundcloud: www.soundcloud.com/jespadill-channel
__________________________________________________

(529)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*