Jueves 27 de agosto 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | El gigante de los pies de barro

“En los días de estos reyes, el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, de la manera que viste que del monte se desprendió una piedra sin que la cortara mano alguna, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro” (Daniel 2:44, 45).

Recuerdo que, cuando empecé a estudiar la Biblia y me explicaron la profecía de la estatua de Daniel 2, quedé maravillado por la correspondencia entre la interpretación de los diferentes metales de la estatua y su exacto cumplimiento en la sucesión de imperios que nos enseña la historia antigua. Y es que ninguna otra profecía bíblica ha contribuido tanto como esta en la confirmación de la soberanía de Dios en la historia del mundo.
Aquel coloso metálico de cabeza de oro, pecho y brazos de plata, vientre y muslos de bronce, piernas de hierro y pies de hierro mezclado con barro que el rey vio en sueños, era en realidad un gigante con los pies de barro. Después, el monarca vio cómo una piedra no cortada por mano humana cayó sobre los pies de la estatua y la desmenuzó, convirtiéndola en polvo que se lleva el viento sin dejar rastro y, en su lugar, aquella roca llegó a ser una montaña que llenó toda la tierra. Daniel dio la siguiente interpretación al sueño del gobernante: la cabeza de oro representaba al propio rey Nabucodonosor y su imperio; respecto a los otros metales de la estatua, representaban la sucesión de grandes imperios hasta el final de la historia y el establecimiento del reino eterno de Dios.
Durante casi veinte siglos la interpretación tradicional de judíos y cristianos ha coincidido en ver en los cuatro metales de la estatua: Babilonia, Medopersia, Grecia y Roma. En cuanto a la piedra, muchos son los que ven en la roca un emblema de Cristo viniendo en las nubes de los cielos, al final de los tiempos. En efecto, la historia de las naciones es como un imponente gigante de aspecto terrible, pero con los pies de barro, una historia que no prevalecerá porque el Dios del cielo la hará desaparecer con la venida del Rey de reyes y Señor de señores.
Porque hay un Dios en los cielos… podemos estar seguros de que la profecía de la segunda venida de Jesús se cumplirá con la misma precisión y exactitud que la sucesión de los imperios.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(300)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*