Él es nuestro protector; sus obras son perfectas, sus acciones son justas. Es el Dios de la verdad, en él no hay injusticia; ¡él es justo y verdadero! Deuteronomio 32:4.

Ya se te rompió un vaso o un plato? Los objetos de vidrio y algunos otros materiales son muy frágiles y, después que se
rompen, no sirven para nada más. Terminan siendo tirados a la basura. Hasta podrían ser encolados, pero difícilmente volverán a ser como eran. Las personas pueden ser tan frágiles como un vaso de vidrio.
Ellas se quiebran cuando son el blanco de una mentira, de palabras duras o de injusticias. ¡Es tan fácil ser injustos
con los otros! Solamente Dios es perfectamente justo. Si no quieres ser injusto con alguien, pídele ayuda a Dios. Habla con él para que te diga cómo actuar correctamente con las personas.

Hablemos con Dios

Señor, si yo entristecí a alguien, por favor, perdóname y ayúdame a ser más cuidadoso cuando me relaciono con las personas. ¡Amén!

(338)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*