Jueves 31 de diciembre 2015 | Devoción Matutina para Adultos 2015 | ¡Déjala todavía este año!

“Él entonces, respondiendo, le dijo: ‘Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella y la abone. Si da fruto, bien; y si no, la cortarás después’ ” (Lucas 13:8, 9).

Georges Stéveny y Jean Zurcher fueron dos obreros prominentes de la entonces División Euroafricana, queridos y admirados por mí. Ambos habían dirigido nuestro Seminario Adventista de Collonges (Francia); ambos habían sido secretarios generales de la División; ambos eran teólogos reputados, autores de varios libros, profundamente convencidos del mensaje adventista y defensores comprometidos de nuestra doctrina. Mantuve con estos dos pastores una relación de sincera amistad y reconocimiento. En el verano del año 2000, Georges Stéveny, a quien le acababan de diagnosticar una enfermedad terminal, me decía: “El cese brutal de todas mis actividades me ha llegado como un rayo caído del cielo, completamente inesperado. A decir verdad, es lo que me ha causado mayor mal. Pero ¿qué importa siempre que la comunión con Cristo permanezca intacta?
A ello nos aferramos mi esposa y yo, sabiendo que los hijos de Dios, en sus tragedias, no están sin socorro (Isa. 63:9)”. El Señor le prolongó la vida cuatro años más.
En cuanto a Jean Zurcher, en 2001 nos comunicaba: “En lo que a mí concierne, voy a tener que cesar en mis actividades de investigación y como escritor.
Dentro de unos días iré al hospital de Lausana (Suiza) para ser operado del hígado.
Se trata de extirpar un tumor canceroso. El Señor, en su bondad, hará que todas las cosas concurran en favor de mi restablecimiento. Le estoy pidiendo me conceda la gracia de servirlo todavía por algún tiempo”. Y el Señor le regaló dos años más de vida.
El tiempo de vida de los hijos de Dios lo administra el Señor mismo. A la higuera de la parábola se le dio un año más. Ese año de gracia prolongado fue un tiempo providencial, porque el viñador se comprometió a multiplicar sus esfuerzos para que diese fruto. La parábola nos habla de intercesión, ayuda, apoyo eficaz, nuevos dones y nuevas oportunidades. El mensaje de la parábola es de promesa y misericordia que podemos aplicar al comienzo de un nuevo año.
Ante el inminente 2016, asociemos nuestros planes y proyectos a la gracia y la providencia divinas, y emprendamos el nuevo año con absoluta confianza como hicieron Georges y Jean, mis amigos, cuando supieron que les quedaba poco tiempo.
Pero hay un Dios en los cielos… que conoce la línea del tiempo de nuestra vida. Por eso, vive hoy y mañana para honrarlo con tu vida.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA ADULTOS 2015
Pero hay un DIOS en los cielos…
Por: Carlos Puyol Buil
Lecturas devocionales para Adultos 2015
http://devocionmatutina.com
Facebook:
https://www.facebook.com/groups/DevocionMatutinaIASD

(345)

DEJA UN COMENTARIO

Comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*